Cómo ahorrar en tu boda

cómo aahorrar en una boda

Has conocido el amor de tu vida. Habéis pasado ya un tiempo juntos y es hora de dar el paso. Ya seas amante del clásico vestido blanco y la iglesia, o más moderno, todos coincidimos en dos cosas respecto a las bodas; son uno de los días más importantes de nuestra vida, y son caros. Pero, ¿Es posible ahorrar en tu boda?

Decide tu tipo de boda

Antes de empezar a hacer presupuestos o pensar dónde celebrarla, tienes que tener un buen planteamiento de boda. Si eres un novio o novia tradicional, puede que esto no te requiera mucho tiempo: Iglesia, vestido de novia blanco y banquete a lo grande. No obstante, ten en cuenta que esta casi siempre es la opción más cara.

Es el día de tu Boda, uno de los más importantes, por lo que si es así como lo quieres, no dudes en ello. Puedes pedir uno de los diferentes préstamos personales del mercado para poder asumir los gastos. Pero piensa que, quizá, no necesitas todo el pack.

Ahora, si eres más flexible, enhorabuena. Las opciones son ilimitadas. Intenta ajustarlas a tu presupuesto, pero recuerda que una Boda es una celebración del amor, y el amor es personal. Un banquete en la costa, alquilar una casa rural o incluso una pequeña celebración en casa pueden valer.

El Banquete de Boda

Una de las piezas clave de una boda es, sin duda, el banquete. Siendo nuestro día especial, siempre queremos que sobre a que falte. Pero, ¿De veras necesitas 4 platos? Intenta apostar también por comida local y de temporada, en lugar de exóticos platos. No sólo ahorrarás si no que contribuirás a un consumo más ético y los productos serán frescos.

Tampoco te lances a invitar a todo el mundo. Piensa que para muchos, especialmente quienes vivan fuera de la comunidad o país donde se celebre, les puede suponer incluso un problema acudir al banquete o a la boda. No temas en preguntar a los comensales si están interesados en ir.

Aprovecha tus amistades

¿Necesitas un fotógrafo para inmortalizar el evento? ¿Un cámara que registre el momento exacto del «Sí quiero»? ¿Una banda que toque todos esos temas de los 90 u 80 que te encantan? Puedes ahorrar en presupuesto tirando de amistades o conocidos.

Puedes hacer dos cosas: negociar un precio más barato del que te cobraría un desconocido o, si son amigos que quieres invitar, regalarles el cubierto o cualquier gasto asociado a la boda a cambio de sus servicios. Si tus contactos son buenos haciendo su trabajo, qué mejor que ofrecerles a ellos y no a un extraño el ser parte de tu boda.

Por supuesto, asegúrate de que sus habilidades están al nivel de lo que necesitas. Puede que el primo de tu novia sea un guitarrista excelente, pero quizás su experiencia en bandas de Death Metal puede que no pegue con tu celebración romántica.

Vestidos de boda

Ahorrar en vestidos de boda para un hombre suele ser sencillo, ya que el traje clásico nunca falla, y es muy probable que cualquier hombre mayor de edad tenga al menos uno. No obstante, para una mujer es todo lo contrario.

Los vestidos de boda son algo muy personal. Recomendamos que siempre te quedes con el que te guste, y no ahorres gastos en él. No obstante, si no eres esa clase de mujer obsesionada con el blanco, existen cientos de alternativas.

¿Quién dijo que llevar algo de segunda mano no tiene glamour? Nada mejor que llevar el mismo vestido que algún familiar en su boda. El vintage es una tendencia que nunca pasará de moda, así que no temas el qué dirán, siempre y cuando te guste el vestido.