Consejos al alquilar una casa rural

Hemos pasado probablemente por las vacaciones de verano más extrañas de nuestras vidas. Y es que con la crisis sanitaria que comenzó esta primavera, hemos tenido que repensar nuestros hábitos en verano. Pero, ¿Qué pasa con quienes disfrutan de sus vacaciones en Otoño? No te lo pienses: seguramente la mejor opción es alquilar una casa rural.

Razones para alquilar una casa rural

En Top5Credits pensamos que alquilar una casa rural este Otoño es probablemente uno de los mejores planes si disponemos de unos cuantos días libres. La principal razón es que viajar, dadas las circunstancias actuales de la pandemia, nos puede suponer un quebradero de cabeza si decidimos salir del país. Por ello, lo mejor que podemos hacer es turismo nacional. Y, dado el clima de la actual estación, a no ser que viajemos a Canarias, lo mejor será disfrutar de la naturaleza otoñal en el campo.

Además, aunque dependerá de la zona y la situación en la que se encuentre la Comunidad Autónoma donde decidamos pasar estos días, deberíamos intentar evitar multitudes y zonas multitudinarias, por lo que un retiro rural es una perfecta manera de desconectar de una manera segura, desconectando así también del temor a la pandemia.

¿Compartida o íntegra?

Cuando pensamos en alquilar una casa rural, lo normal es que pensemos que vamos a tener la casa para nosotros solos. No obstante, no siempre sucede así. Si lo que buscas es un alquiler íntegro, has de asegurarte bien antes de reservar que estás realizando el alquiler de la casa de manera íntegra. Valora qué tipo de alquiler deseas, ya que muchas casas rurales son muy parecidos a un hotel, con su servicio de restauración, baños compartidos y oficina de recepción.

Por supuesto, la opción del alquiler íntegro es siempre más cara. Valora cuántos vais a ser en la casa, y si realmente necesitáis tanto espacio. Igualmente, no deberías de descartar la opción compartida, ya que puede que la distribución de la casa sea tal que no llegues ni a coincidir con el resto de inquilinos. Además, piensa que Otoño no es temporada alta, por lo que la ocupación suele ser menor.

Una casa aislada puede ser atractiva, pero asegúrate de poder llegar a la misma.

Aislada vs Bien Comunicada

De nuevo, el ideal de una escapada rural suele ser una cabaña o masía en medio del bosque, alejada de todo tipo de civilización, donde retirarnos sin ser molestados. Si disponemos de vehículo, podremos alquilar una casa tan aislada como nuestras ganas de conducir. No obstante, comprueba que dispones del vehículo necesario en caso de que la casa se encuentre en vías no asfaltadas: no temas en preguntar.

Si no disponemos de vehículo, no nos quedará otra que ir a una casa bien comunicada. No obstante, esto no significa que nuestra escapada rural tenga que limitarse a una casa en el casco urbano de un pueblo: valora la opción de coger un taxi a tu destino, ya que en zonas rurales no son tan caros y puede valer la pena pagar ese extra.

No todo es la casa rural

Por supuesto, asegúrate de alquilar una casa rural que te enamore. Busca el estilo que te guste, las instalaciones que desees y la localización que mejor te convenga. Pero no todo es la casa.

Piensa también en que la zona de la casa puede ser interesante, casi o más que la misma casa rural. Si te gusta el trekking, puedes buscar alguna situada en una zona que quieras visitar. Busca parques nacionales cerca o también otro tipo de actividades rurales, como la pesca, tiro con arco o parques de aventuras.

Aunque las casas rurales suelen hacernos conocedor de lo que se puede hacer en la zona, no dudes en investigar o alquilar una casa en base a las actividades que tengas cerca.