Dación en Pago

La dación en pago (también conocida como adjudicación en pago) consiste en entregar un bien para saldar una deuda pendiente de pago. En este caso, el deudor presenta un pago con un bien material diferente al establecido inicialmente con el acreedor.

En el caso una hipoteca inmobiliaria, el deudor y la entidad financiera llegar a un acuerdo por para saldar la deuda. De esta manera, el propietario se libera de las cuotas (aunque puede perder parte del préstamo ya pagado) y el banco evita procesos judiciales para la ejecución hipotecaria, especialmente si estamos pasando por un periodo económico malo y no podemos hacer frente a las mensualidades de la hipoteca.

La ley hipotecaria vigente en España prevé la dación de pago siempre y cuando se pacte con la entidad financiera antes de formalizar el préstamo hipotecario. Esta cláusula se deberá pactar en la escritura de la hipoteca. De esta manera, afectará solo a los bienes hipotecados y no a los otros posibles bienes del patrimonio del deudor.

Son muy pocos los bancos españoles que incluyen la dación en pago dentro de sus préstamos hipotecarios, pero, aún así, existe la posibilidad de acogerse a este proceso por circunstancias especiales, especialmente si el banco está adherido al Código de Buenas Prácticas Bancarias.

Conseguir una Dación en Pago no es tan sencillo, ya que la gran mayoría de los bancos no ofrecen ésta modalidad.

¿Cómo puedo conseguirla?

Existen diferentes formas de solicitar una posible dación en pago incluso sin que esta no esté especificada en el préstamo hipotecario:

  • Negociación con el banco: si queremos deshacernos de la deuda entregando la vivienda, deberemos dirigirnos al banco y pactar la dación con ellos. Si el inmueble ha sido ya requisado, podemos intentar negociar un alquiler. En este caso dependeremos totalmente de la voluntad del banco para aprobarla.
  • Código de Buenas Prácticas: si nuestro banco está adherido al Código de Buenas Prácticas Bancarias, podremos acogernos a él para conseguir la dación en pago. En este caso, deberemos reunir unos requisitos exigidos por la legislación española. Si nos acogemos a este proceso, el banco no podrá iniciar ningún proceso de ejecución hipotecaria ni aplicarnos un interés de demora superior al 2 %.

Ventajas e inconvenientes

La dación en pago cuenta con las siguientes ventajas:

  • La deuda queda saldada en el momento de entregar la vivienda hipotecada.
  • Evitamos procesos judiciales de una ejecución hipotecaria y sus consecuentes gastos.
  • Nos permite negociar alternativas de pago o seguir viviendo en el inmueble pagando un alquiler social.

No obstante, también debemos tener en cuenta los siguientes inconvenientes:

  • No todo el mundo puede acogerse a la dación en pago ya que debemos cumplir unos requisitos determinados. Igualmente, el banco no tiene ninguna obligación de concederla, a menos que podamos acogernos al Código de Buenas Prácticas Bancarias.
  • Si conseguimos la dación en pago, a la hora de solicitar una nueva hipoteca o préstamo en el futuro con la misma entidad será complicado. Puede ser muy difícil de conseguir que nos concedan una nueva hipoteca con ellos, o incluso un préstamo personal. O, en el caso de conseguirlo, tendrá unas condiciones muy mejorables, ya que nuestro perfil se consideraría de riesgo.