FMI

FMI

El FMI o Fondo Monetario Internacional (en inglés International Monetary Fund o IMF) es un organismo supranacional financiero, cuyo objetivo es monitorizar la actividad financiera de los países miembros del fondo con el fin de evitar posibles crisis y promover el crecimiento económico.

Historia del Fondo Monetario Internacional (FMI)

El Fondo Monetario Internacional nace en 1944 en Washington D.C., Estados Unidos, aunque no se establece y comienza a ser operativo hasta el año siguiente. Tras la Segunda Guerra Mundial, en el contexto de la creación de la ONU y la necesidad de que los países intenten evitar de nuevo tragedias de tal magnitud, no sólo se tiene en cuenta el aspecto bélico de la cooperación entre países, si no también el financiero.

Iniciativa que partía de los Estados aliados en la contienda global, hoy en día aglutina a 189 países, casi la totalidad de ellos. Antes de la crisis del Covid-19, su número era de 183, pero este nuevo varapalo global ha acentuado la necesidad de la cooperación internacional hasta el punto de que sólo siete países (Cuba, Timor del Este, Corea del Norte, Liechtenstein, Mónaco, Taiwan, y Ciudad del Vaticano) no son parte del fondo.

Los principios del fondo, establecidos en los acuerdos de Bretton-Woods de 1945, son los siguientes:

  • Cada Estado debía definir su moneda en relación con el oro o con el dólar estadounidense.
  • El valor de la moneda debía fluctuar únicamente en un margen de 1 % con relación a su paridad oficial.
  • Cada Estado estaba encargado de defender esta paridad velando por el equilibrio de la balanza de los pagos.

Lo más curioso es que estos principios fueron redactados por Harry Dexter White, el delegado Estadounidense, que resultó ser un espía comunista.

FMI o Fondo Monetario Internacional
El Fondo Monetario Internacional tiene su sede en Washington D.C., pero su director generalmente ha sido siempre europeo.

Críticas al FMI y Banco Mundial

Aunque similares, el Banco Mundial y el FMI son diferentes, a pesar de haber sido creados en el mismo marco. El primero no tiene como objetivo crear un entorno financiero global, si no disminuir las desigualdades entre países. Por ello, Joseph Stiglitz, antiguo economista jefe del Banco Mundial, criticó que el Fondo promovía la desigualdad social debido a su énfasis en recortar en las políticas sociales.

Hay que tener en cuenta que el FMI nace bajo las ideas llamadas «keynesianas», que forman parte del ideario capitalista; concretamente, el liberalismo económico. Esta teoría cree que promover el crecimiento mediante el libre mercado y la ausencia de regulaciones participan al enriquecimiento global.

No obstante, esta doctrina tiene detractores entre quienes defienden mercados más regulados, ya que según defienden, la liberalización del mercado crea desigualdad y monopolios económicos si no es regulada. También se suman recientemente críticas al sistema de crecimiento capitalista desde una perspectiva ecológica, ya que se defiende que este tipo de políticas no siguen una economía sostenible y acaban deteriorando social y ecológicamente el entorno.

Más Información