Cómo pedir el paro (subsidio por desempleo)

Por desgracia, las cosas no siempre salen como queremos. Sea por el motivo que sea, por desgracia no es tan extraño en los tiempos que corren perder nuestro empleo. Ya sea porque no encajamos en la empresa o por muchos factores externos (mala gestión de la compañía, trabajos por temporadas, cierre de empresas…), podemos acabar despedidos y sin trabajo. Y en es

No obstante, por esa razón existe el subsidio por desempleo o, comúnmente, el paro. Aunque a muchos les sigue dando cierto reparo acudir a él, ya que no es la situación más agradable, hemos de recordar que se trata de un sistema que garantiza el bienestar social. Y esto significa que no es un «regalo» que nos da el Estado, si no un derecho por el que pagamos nuestra cuota al cotizar.

Juicios de lo ético que nos parezca disfrutar o no de este subsidio, la realidad es que muchas familias dependen del mismo para salir adelante. Por ello, en Top5Credits explicamos cómo pedir el paro en el caso de que lo necesitemos.

¿Cuándo puedo pedir el paro?

El derecho al subsidio por desempleo se consigue habiendo trabajado un mínimo de 4 meses durante los últimos seis años, y siempre y cuando el contrato haya sido extinguido por el empleador. Esto significa que si el trabajador deja el empleo, no tendrá derecho al subsidio. Cualquier tipo de baja voluntaria nos negará el derecho.

Es importante saber que debemos solicitar nuestro derecho al subsidio por desempleo siempre dentro de los primeros 15 días tras la extinción del contrato, sea por despido o por fin del mismo.

Otras situaciones que debemos considerar:

  • Excedencias. Cobrar el paro estando de excedencia es posible, pero la excedencia en sí no nos permite cobrarlo. Ejemplo: si solicito una excedencia a mi compañía durante dos meses para cuidar un familiar, no tendré derecho a cobrar el paro. No obstante, si pido una excedencia de 1 año para realizar un trabajo de temporada, éste finaliza a los seis meses y cumplo los requisitos, podré cobrar el paro que me corresponda. Hay que recordar que la excedencia es un acuerdo por el cual la empresa garantiza la reincorporación del trabajador en caso de solicitarlo, pero sigue siendo una baja voluntaria. Pero el empleado puede desempeñar otras actividades laborales, las cuales pueden hacer que reciba el derecho al subsidio.
  • Periodos de prueba. Siempre y cuando sea la empresa quien decida que el empleado no lo supera, y siempre y cuando el empleado cumpla las condiciones normales, también tendrá derecho al subsidio por desempleo.

¿Cómo pido el paro?

Solicitar el subsidio por desempleo es más sencillo ahora que hace unos años. Por norma general, ya no es necesario, como antes, esperar a que la empresa redacte un certificado de empresa, ya que los procesos suelen estar automatizados. No obstante, esto puede depender de tu oficina, y lo mejor siempre es consultar al SEPE de la zona que te corresponda.

Hay que recordar que el INEM hace años que ha dejado de existir, y ha sido reemplazado por el SEPE. Así mismo, algunas comunidades autónomas como Cataluña gestionan el SEPE a través de portales diferentes, por lo que los trámites online tendrán que ser gestionados a través del portal Gencat.

Lo ideal es que contactes con la oficina de tu zona, pidas cita ya sea online o por teléfono, y realices las gestiones lo antes posible.

Para calcular cuánto paro podremos cobrar, tendremos que tener en cuenta los días trabajados y el sueldo percibido.

¿Cuánto paro puedo cobrar?

Generalmente, a mayor salario, mayor contribución al desempleo, por lo que tu mensualidad del subsidio será mayor. No obstante, esto no se calcula en función al sueldo neto que recibías, si no a tu base reguladora. Este cálculo, de forma resumida, incluye el bruto diario que has percibido durante los últimos 180 días, sin incluir pagas extras. Dependerá de cada caso y contrato el cálculo, pero hazte una idea de que será un importe aproximado a tu bruto diario.

Un vez calculada la base reguladora, sabremos pues cuánto cobraremos en función a ella:

  • Durante los primeros seis meses: el 70% de la base reguladora.
  • Después de los primeros seis meses: el 50% de la base reguladora.

Además, tienes que saber que el importe del desempleo tiene un máximo y un mínimo. Esto dependerá no sólo de tu base reguladora, si no de si tienes hijos o no.

Máximos y mínimos en 2020

  • La prestación mínima sin hijos es de 501,98 euros, mientras que la con hijos es de 671,40 euros.
  • La prestación máxima sin hijos es de 1.098,09 euros; con un hijo, 1.254,86 euros, mientras que con dos o más asciende a 1.411,83 euros.

Esto siempre y cuando hablemos de jornada completa; en caso de ser media jornada, los mínimos son aproximadamente la mitad, variando dependiendo de cada caso.

¿Cuánto tiempo puedo cobrar el paro?

La duración de nuestro derecho al subsidio por desempleo está directamente relacionada con nuestros días trabajados. No han de ser necesariamente en la misma empresa, si no que se miden en función a los días en total y seguidos. Evidentemente estos días se reinician si disfrutamos del subsidio, aunque no lo hagamos en su totalidad.

  • De 360 a 539 días: 120 días
  • De 540 a 719 días: 180 días
  • De 720 a 899 días: 240 días
  • De 900 a 1.079 días: 300 días
  • De 1.080 a 1.259 días: 360 días
  • De 1.260 a 1.439 días: 420 días
  • De 1.440 a 1.619 días: 480 días
  • De 1.620 a 1.799 días: 540 días
  • De 1.800 a 1.979 días: 600 días
  • De 1.980 a 2.159 días: 660 días
  • Más de 2.160 días: 720 días

Ejemplo: Juan ha trabajado un año en la empresa A y otro año en la empresa B. Juntos son 770 días, por lo que recibirá 240 días de derecho a paro (8 meses). En cambio, Pedro ha trabajado 5 años en la empresa A, ha cobrado un mes de paro, y luego ha trabajado 1 año en la empresa B. Recibirá solo 180 días.

Consejos si estás en el paro

Estar desempleado no es una situación fácil. Además del estigma social y la merma de nuestros ingresos, la incertidumbre y la inactividad pueden hacer peligrar nuestra estabilidad emocional. Para más inri, a veces es muy fácil perder la prestación si no nos informamos.

  • Busca trabajo. Parece una obviedad, pero muchas veces nos tomamos el paro como unas vacaciones. Y no lo son. Esa mensualidad que disfrutas como si fuese un periodo de descanso, puede que acabes echándola de menos si no consigues encontrar trabajo, o si necesitas el subsidio más adelante.
  • Haz formación. La mejor manera de salir del desempleo suele ser renovarse. Si nos encontramos en el paro por unos meses, eso significa que seguramente nuestro campo no tiene demanda suficiente. Que no te asuste reinventarte. Añade más conocimientos en tu campo si quieres ser el primer candidato, o plantea cambiar de sector. No hagas que tu tiempo desempleado pierda valor.
  • Socializa. Formarse y buscar trabajo es crucial, pero tu estabilidad emocional agradecerá que continúes con tu vida social de una manera sana y equilibrada. Estar parado no significa quedarse en casa refrescando los portales de empleo. Ademñas, los amigos y familiares pueden ser una buena vía para encontrar un empleo.
  • Si vas a viajar, notifícalo a la oficina del SEPE. Puedes perder tu derecho a la prestación si estás en el extranjero y no has avisado al servicio de desempleo. Esto sucede ya que dependiendo de los días que estés en el extranjero al año (más de 15), tendrás que interrumpir tu prestación para no perderla.
  • Si vas a buscar trabajo al extranjero, notíficalo a la oficina del SEPE. Es totalmente ilegal trabajar o residir en el extranjero sin notificarlo al servicio de desempleo. Mucha gente lo hace sin notificarlo pensando que no pueden hacerlo, cuando es posible cobrar el paro dentro de la Unión Europea, hasta un máximo de 6 meses. Acude a tu oficina del SEPE e infórmate si estás barajando buscar trabajo fuera.
  • Liquida tus deudas. Si has tenido la fortuna de recibir una indemnización por despido, no lo trates como una paga extra. Ya sea amortizando tus créditos o haciendo una reunificación de deudas, deberías liquidar todo gasto mensual posible. Letras del coche, financiación, o incluso la hipoteca en el caso de haber recibido una generosa indemnización.
  • Haz recorte de gastos. En el mejor de los casos, estar en el paro significa cobrar un 30% menos de tu sueldo habitual. Esto significa que hay que apretarse el cinturón. Date de baja de ese servicio de streaming que no usas, del gimnasio que no pisas, o reduce las comidas afuera. Es muy difícil de un mes para otro cambiar nuestros hábitos, pero será fundamental que empieces cuanto antes para evitar generar deuda que se arrastre durante meses.