Consejos para iniciarse en el Trading

trading

Hace tan solo unos años, realizar compraventa de acciones en el mercado de valores era poco más que un sueño, algo que sólo unos pocos privilegiados podían conseguir. No obstante, la revolución que ha supuesto internet, ha logrado que especular con activos financieros esté al alcance de cualquier persona con conexión a internet. Te damos unos consejos para iniciarte en el mundo del trading.

¿Cómo hacer Trading?

Antes que nada, debes tener bastante claro qué es el trading. Aunque se considera trading cualquier actividad que implique especular con activos financieros, como valores y acciones, hoy por hoy se usa coloquialmente para referirse al trading electrónico, que es aquel que podemos hacer desde casa.

Para esto, por supuesto, tenemos que empezar por lo básico: hemos de disponer de conexión a internet y un dispositivo que nos permita usar aplicaciones o portales de trading. Existen infinidad de plataformas de trading que podemos usar, sitios y aplicaciones, y reemplazan a los clásicos brókers físicos, o corredores, que antes hacían de intermediarios. Hoy, con internet y una aplicación, ya es suficiente.

¿Es posible vivir del mercado de valores?

La respuesta es sencilla; sí, es posible. Pero al mismo nivel que es posible vivir vendiendo zapatos, pero no te convertirás en zapatero por vender tu par de zapatillas usadas a través de Wallapop. Como toda profesión, ser un trader necesita conocimientos, tiempo y esfuerzo.

Piensa que los corredores de antaño recibían años de formación en escuelas selectas de economía. Aunque por supuesto tener conocimientos de ello te ayudará, la facilidad para encontrar información hoy en día por internet hace que sea posible que también puedas formarte en el mundo del trading por tu cuenta. Pero recuerda que no toda la información de internet es fiable, por lo que te recomendamos al menos realizar algún curso online de una institución de renombre.

Ten en cuenta que nosotros sólo te daremos unas pautas. Para convertirte en un trader profesional a tiempo completo, como con toda profesión, toca dedicarle horas de estudio, trabajo e inversión.

cómo hacer trading
Es posble vivir del trading, pero para lograrlo, tendremos que tomárnoslo como lo que debe ser: una profesión en la que educarnos e invertir tiempo y dinero.

Tipos de trading

Lo primero que debes de tener claro e qué tipo de trading quieres realizar. Existen fundamentalmente dos tipos principales: el trading a corto plazo y a largo plazo. Dependerá de tu tiempo y perfil cuál te conviene.

Trading a corto plazo

El trading a corto plazo es ese tipo de inversión frenético, el que nos imaginamos que sucede en Wall Street. Compramos acciones que vendemos quizá unas horas más tarde. Este tipo de trading requiere altos conocimientos especulativos y mucha, muchísima atención. No lo recomendamos para novatos.

Hay tres subtipos de este tipo de trading:

  • Scalping. En esta agresiva táctica, puede que pasen sólo minutos desde la compra a la venta del activo.
  • Day Tradin». Como su nombre indica, son acciones o valores que se compran y venden en el mismo día. Aunque también es una táctica agresiva, ofrece más seguridad que el Scalping y es una buena inversión a corto plazo.
  • Swing Trading. También considerada a corto plazo, es la menos agresiva de todas, tomando días o semanas entre la compra y la venta

Trading a largo plazo

Por otro lado, especialmente si somos novatos o simplemente queremos rentabilizar nuestros ahorros, existe el trading a largo plazo. Este se basa en especulación lenta y segura. Aunque pueda parecer sencillo, también se requieren conocimientos, además de paciencia.

Este tipo de especulación, llamado trading de posiciones, puede ser tanto como un tipo de inversión, como un trading que controlaremos periódicamente cada ciertos meses.

A qué activo invertir

Existen diferentes tipos de activos con los que podemos especular. Éstos son los siguientes:

  • Acciones de diferentes empresas que coticen en bolsa.
  • Divisas, y su revalorización en dólares.
  • Energía, como el petróleo.
  • Bienes Inmobiliarios, como locales o viviendas.
  • Bonos emitidos por empresas o Estados.
  • Metales y Materias Primas, desde la clásica inversión al oro a especular con arroz.
  • Indices de Bolsa, como el IBEX35 o demás grupos de empresas.
  • Inversiones Bancarias, como invertir en cuentas depósito.
  • Inversiones Alternativas, como las criptomonedas o valores indexados.

Dónde invertir es sencillo: invierte en el activo que más conozcas. Si tienes experiencia en el mercado inmobiliario, ve a por bienes inmobiliarios; si eres un fanático del mercado de valores, invierte en bolsa o si eres un auténtico creyente (pero con cabeza) del blockchain, hazlo en criptomonedas.