Factura

factura

Una factura es un documento, físico o digital, que sirve como justificación de una operación comercial entre un comprador y un vendedor. Las facturas pueden ser tanto a título informativo, una vez realizada la operación, o como documento indispensable para realizar el pago de la misma y como justificación fiscal.

Facturas a nivel consumidor

A la hora de recibir una factura como un particular o como una empresa que ha adquirido un producto o servicio, hay dos cosas que tenemos que tener claras. En primer lugar, lo más importante es diferenciar entre factura y recibo o justificante de pago. Una factura es un documento que se puede emitir antes del pago en sí, y tiene validez fiscal. Por contra, un recibo o justificante es un comprobante del pago sin validez fiscal.

Para que lo entiendas, si compramos un producto y queremos devolverlo, nos bastará con el recibo o justificante. La empresa, con dicho documento, tendrá la validez de que hemos realizado el pago por el producto o servicio, por lo que en caso de proceder un cambio o devolución, bastará con este documento.

No obstante, como consumidores, y especialmente si somos una empresa o autónomo, la factura además nos dará una validez fiscal. Esto es aplicable a la hora de deducir el IVA o justificar gastos a terceras instituciones (por ejemplo, si recibimos algún tipo de subvención que requiera justificar los gastos), por lo que la factura se hace esencial.

Tenemos que diferenciar ente factura y recibo, pues la primera tiene validez fiscal mientras que la segunda es un mero justificante.

Emitir una factura

A la hora de realizar la facturación como una empresa o autónomo, lo que tenemos que tener claro es cómo realizarla. Es vital presentar una factura correcta, ya que de ella dependerá que se realice el pago del producto o servicio que hemos prestado.

Una factura, tanto como autónomo como empresa, ha de reflejar los siguientes datos:

  • Fecha de emisión. Debemos indicar claramente la fecha en la que se presenta la factura, tanto para justificar cuándo se prestó el servicio o vendió el producto, como para asegurarnos de que se nos paga en la fecha correcta.
  • Identificación Fiscal. Si somos autónomos será nuestro DNI o NIE; si somos empresa, nuestro NIF. Además, tendremos que indicar nuestro nombre y apellidos o el nombre de la empresa y tipo (Sociedad Anónima, Limitada…)
  • Descripción del servicio o producto. En la factura debe de estar claro qué servicio o producto se ha ofrecido, aunque la descripción también ha de ser breve.
  • Importe. Tendremos que indicar el costo del producto o servicio, diferenciando el coste base del IVA a aplicar.
  • Datos Bancarios. Difícilmente podremos cobrar si no indicamos nuestros datos bancarios. Tendremos que introducir nuestro IBAN.

Tipos de Factura

Existen diferentes tipos de facturas que podemos emitir o recibir:

  • Factura ordinaria. Es el tipo estándar de facturas.
  • Factura rectificativa. Se trata de una factura cuyo objetivo es corregir una factura anterior, cuya elaboración ha sido errónea.
  • Factura recapitulativa. Es una factura que incluye varios productos o servicios a lo largo de un mes.
  • Factura proforma. Es una factura informativa, presentada al consumidor, para que el mismo pueda analizar la oferta.
  • Factura simplificada. Son facturas que contienen los datos mínimos recogidos por la ley.
  • Factura completa. Facturas con toda la información necesaria.
  • Factura electrónica. Facturas digitales que, desde 2012, tienen la misma validez que las físicas.

Más Información