Consejos para una hipoteca

A pesar de lo tumultuoso de estos últimos meses, para quienes han conseguido capear la crisis con sus ingresos sin merma alguna, adquirir una hipoteca en estos tiempos puede ser una buena idea. No obstante, es una idea no exenta de riesgos, aunque actualmente gocemos de una buena salud financiera. Por ello, te damos ciertos consejos para adquirir una hipoteca.

Hipotecarse; ¿Sí o no?

Lo primero que tienes que tener claro es si realmente necesitas, o quieres, adquirir una vivienda. Muchas veces decidimos comprar una casa por el mero hecho de que es lo que se supone o se espera de nosotros. No obstante, es una decisión que no deberíamos forzar.

Si nuestra situación económica no es del todo estable (y sabemos que es muy difícil que esto suceda), puede que nos convenga alquilar. Aunque en España no existe tanta cultura de vivir del alquiler como en otros países, no significa que sea una peor decisión ni que estemos tirando nuestro dinero. Además, en estos tiempos de movilidad, es muy común que nuestro trabajo nos exija mudarnos, por lo que puede ser un engorro adquirir una propiedad en una ciudad o zona en la que no sabemos si viviremos toda nuestra vida.

No obstante, puede que si disponemos de los ahorros para una entrada, unos ingresos totalmente estables y estemos seguros de la ciudad en la que queremos pasar el resto de nuestros días, hoy por hoy suele ser más barato pagar la mensualidad de una hipoteca que un alquiler.

Ahorra la entrada de la hipoteca

Si te vas a hipotecar por seguro, pero no creas que sea a corto plazo, es igual. Tendrás que empezar a planearlo lo antes posible, ya que prácticamente ningún banco te concederá el 100% de la hipoteca. Lo normal es siempre recibir un 80% del total del valor de la vivienda, por lo que tendrás que tener ahorrado el 20% del valor, lo que es conocido como la entrada de la hipoteca.

Ten en cuenta que si queremos adquirir una vivienda de 100.000€, estamos hablando de que tendremos que ahorrar un mínimo de 20.000€, lo cual es una cantidad considerable. Y obviamente, siendo las hipotecas un préstamo, pedir prestado la entrada no es la mejor idea.

Adquiere una hipoteca realista

La presión de encontrar nuestro hogar definitivo puede hacernos ser extremadamente idealistas en cuanto se trata de buscar una vivienda. Si bien no deberías de endeudarte de por vida por una propiedad que sabes que no disfrutarás, tendrás que ser realista.

Quizás la casa unifamiliar en el centro de la ciudad con terraza y jardín sea complicada, pero sí una bonita casa en los suburbios o un no tan amplio pero funcional apartamento en el centro. Lo que tienes que tener claro es que tienes que poder asumirla, y ésta nunca debería de suponer más del 40% de tus ingresos.

¿Fija o variable?

La eterna pregunta y uno de los consejos acerca de hipotecas más pedido: ¿Contrato una hipoteca fija o una variable? La respuesta no es fácil, aunque en los tiempos que vivimos, con el Euríbor a niveles extremadamente bajos, quizás nos inclinamos más hacia las fijas.

Si bien las hipotecas de tipo fijo suelen ser más caras, tenemos la seguridad de que siempre pagaremos lo mismo y nos evitaremos sorpresas, y como decimos, actualmente los tipos de intereses son bastante bajos. No obstante, con las hipotecas variables, suelen ser más baratas, pero esto puede cambiar en cualquier momento.

Quizá la gran ventaja de las variables es que sus costes de cancelación son menores, por lo que a no ser que estemos pensando en ello, nuestra recomendación va con las hipotecas de tipo fijo.

Lee el contrato y compara

Los mejores consejos que podemos darte para tu hipoteca es que seas consciente de lo que firmes, y no te quedes con la primera oferta que te ofrezca el banco. Lee siempre la letra pequeña, los seguros que pueden ir asociados y las comisiones por cancelación. Además, no es tu banco el único que puede ofrecerte una hipoteca. Hablamos de un préstamo que al menos durará 20 años, por lo que cambiar tu cuenta bancaria puede ser una buena idea si otro banco te ofrece unas buenas condiciones.