Cómo ahorrar en la factura de la luz

ahorrar electricidad

España ostenta el dudoso récord de ser el tercer país de Europa con la factura más cara de la luz. Teniendo en cuenta que no somos precisamente el tercer país de Europa con la mayor renta per cápita, nos pone en una posición donde es bastante comprensible que nuestras piernas tiemblen cuando nos llegue el temido recibo de la electricidad. Por ello, desde Top5Credits, hemos decidido daros unos consejos sobre cómo ahorrar en la factura de la luz.

Ahorrar en la contratación del servicio de luz

La primera parte para ahorrar viene justo antes de empezar a usar la electricidad. Lo primero que has de hacer es comparar bien las diferentes compañías del mercado. Las eléctricas usan campañas de marketing agresivas, donde recibimos llamadas e incluso visitas de agentes prometiendo que son la empresa más barata. No te fíes de ellos, ya que su trabajo es vender el producto, y gracias a internet podrás realizar tú mismo la comparación y elegir la que realmente es más barata.

Una vez elegida la compañía (o preferiblemente mientras la elegimos), tendremos que saber qué tarifa elegir. Es importante que conozcamos nuestro consumo aproximado y hábitos del mismo. No tiene sentido contratar más energía de la que consumiremos, ni una tarifa en la que los precios bajos se encuentren en una franja horaria donde no estamos en casa.

Además, sería interesante que apostases por las energías ecológicas o renovables. Aunque la instalación de paneles solares puede ser una inversión inicial más costosa, piensa que a la larga saldrás ganando, aunque este tipo de inversiones podrás realizarlas si eres propietario. También baraja, en este caso, instalar aire acondicionado o calefacción central, ya que son mucho más baratas, a la larga, que usar calefactores halógenos o aparatos humidificadores. No dudes incluso en pedir un préstamo si ves que tienes la ocasión, e incluso si eres inquilino, puedes hablar con el propietario para llegar a un acuerdo.

Las luces LED nos ayudarán a ahorrar mucho más que las clásicas halógenas.

Decisiones que ahorran electricidad

Una vez hayas contratado tu tarifa y realizado las instalaciones que creas convenientes, has de saber que puedes ahorrar mucha electricidad, y por consiguiente dinero en tu factura de la luz, tomando ciertas decisiones. Por ejemplo, en vez de comprar bombillas halógenas, si te decides por las luces LED, lo notarás mensualmente.

Otro mal hábito que tenemos es el de no apagar lo que no estamos usando. Por ejemplo, dejar las luces encendidas en estancias donde no estamos, o donde estamos pero por algún motivo no hemos ni abierto las persianas, contribuye mucho al gasto energético. Lo mismo sucede con televisores u ordenadores; apágalos si no los usas. Además, asegúrate de apagar bien dichos equipos, ya que el modo StandBy también consume energía, muchas veces siendo casi el 10% del total de nuestra factura. Valora si realmente te compensa la comodidad de tener tu consola o televisor en reposo.

Otros pequeños detalles que te pueden ayudar: no abrir el horno innecesariamente o no pasarnos con la calefacción o el aire acondicionado (siempre entre 20 a 25 grados) también son maneras de ahorrar electricidad y en tu factura de la luz. Otros pequeños detalles que parecen contradictorios, también: el lavavajillas, si lo usamos en toda su carga, usa mucho menos agua que lavar a mano. También recuerda que los frigoríficos ajustan su gasto en función a la energía que precisan para mantenerse a la temperatura ideal; es por ello que guardar comida caliente hará a tu nevera sufrir más.