El mundo de las inversiones cada vez es más democrático. De ser un mundo casi reservado para gente adinerada, hoy en día y gracias de nuevo a internet, hasta los más jóvenes se interesan por rentabilizar sus ahorros. Esto viene con sus pros y contras, ya que es muy sencillo que se aplique el famoso dicho de «la avaricia rompe el saco» cuando pensamos en inversiones que nos harán ricos de la noche a la mañana. Y es que no existe una fórmula mágica para encontrar las inversiones más rentables.

Tabla de Contenidos

Inversiones de alto riesgo

Las inversiones de alto riesgo requieren conocimientos, constancia y capital.

Por desgracia, las inversiones que se consideran más rentables a día de hoy y, por lo tanto, las que más se han popularizado, son las inversiones de alto riesgo. Este tipo de inversiones suelen ser cortoplacistas; es decir, su compraventa se produce en cortos períodos de tiempo, a veces hasta en horas. Además, se hacen sobre activos de alta volatilidad.

Una inversión de alto riesgo, porcentualmente, es siempre más rentable que una inversión de bajo riesgo. Esto significa que un activo de alto riesgo, también llamado volátil, cambia su capitalización de manera muy rápida. Y esto es debido, precisamente, a que invertir en este tipo de activos supone un gran riesgo.

Es por ello que se pagan tan bien; porque existe el riesgo de que acabemos perdiéndolo todo, al tener que venderlas a un coste más bajo del que las compramos. Y si bien es lícito asumir riesgos, y muchos han acabado sacando pingües beneficios, es falso que este tipo de inversiones sean las más rentables. Pueden serlo, pero también pueden acabar con nuestra inversión totalmente perdida.

Invertir en activos de alto riesgo sin tener un conocimiento previo de en qué se invierte es lo mismo que jugar a las apuestas. Si somos unos apasionados de las criptomonedas, es totalmente lícito que invirtamos en aquellas que creemos que tienen un potencial futuro. No obstante, si somos seducidos por los miles de portales, apps y «academias» que prometen rentabilidades surrealistas, y simplemente apostamos a diferentes criptos fijándonos en gráficas evolutivas en lugar de conocer la funcionalidad de las mismas, estamos simplemente jugando con nuestros ahorros.

Y es que precisamente lo más importante de las inversiones de alto riesgo es que nunca, jamás, debemos invertir dinero que podamos necesitar. Así evitaremos dramas como los de quienes perdieron su coche y casa tras el derrumbe de las criptomonedas.

Inversiones de bajo riesgo

Inversión de bajo riesgo
Las inversiones de bajo riesgo suelen proporcionar calma pero poca rentabilidad.

Si te has asustado tras el anterior apartado, quizá consideres ser conservador y apostar por las inversiones de bajo riesgo. No obstante, también seremos claros y concisos con este tipo de inversiones, para que tampoco te creas que es dinero asegurado.

Las inversiones de bajo riesgo, como pueden ser bienes raíces o fondos, son inversiones en activos estables, poco volátiles y con un retorno asegurado. Dicho de esta manera, suenan a inversiones seguras donde simplemente tendremos que esperar a que nuestro dinero crezca con el tiempo. Y, como con las de alto riesgo, esto tiene sus luces y sombras

En primer lugar, este tipo de inversiones están más destinadas a blindar nuestros ahorros que a realmente generar ningún beneficio. La inflación suele devaluar con el tiempo nuestros ahorros, por lo que una inversión a largo plazo cuyo porcentaje de beneficios es similar al porcentaje de inflación anual, difícilmente nos proporcionará beneficio alguno.

No obstante, sí que podemos sacar una buena tajada con inversiones de bajo riesgo, como cuando hablamos de invertir en inmuebles, pero que tienen una clara dificultad; el capital necesario para comenzar a invertir. Y es que comprar una casa no es algo que se pueda hacer a base de ahorrar en el recibo de la luz.

Renta fija; ¿La más segura?

Inversión rentable
La inversión a renta fija es más una manera de mantener ahorros que de invertir.

Cuando hablamos de inversiones rentables de bajo riesgo, las inversiones a renta fija son las que más se nos vienen a la cabeza. En la cultura popular incluso vemos este ejemplo, como cuando en Futurama el protagonista se hace rico tras retirar sus fondos en una cuenta a plazo fijo durante siglos.

Si bien es cierto que se trata de un tipo de inversión que es muy segura y estable, recuerda lo que hemos comentado acerca de la inflación. SI el porcentaje que recibimos es menor al porcentaje de inflación, ni siquiera estamos protegiendo nuestro dinero de la misma, si no que incluso seguiremos perdiendo poder adquisitivo, no importa cuánto inflemos el depósito de la renta fija.

Esto suele suceder con la renta fija privada. La renta fija pública, por ejemplo, puede ofrecer una mayor tasa de interés, pero vivimos en unos años donde hemos aprendido que la incertidumbre acecha incluso a los estados más poderosos.

Por ello, sé consciente de que no existe inversión mágica que te de rentabilidad y seguridad a la vez. Invertir es una ciencia donde lo principal es que nos informemos bien y nunca dependamos del beneficio de las inversiones, ya que nunca están aseguradas.

Cantidad Solicitada
+
Comparamos préstamos de 100 a 10.000 euros con diferentes tipos de intereses, desde el 0% hasta el 390%. Como ejemplo, un préstamo de 1.000€ a un plazo de dos años, con un TAE del 79,38% tiene unos intereses de 737,61€. Cantidad total a devolver 1.737,61€.

TAE mínimo 0% - TAE máximo 390%. Devuélvelo en un plazo desde 3 a 72 meses.

Preguntas y Respuestas

¿Cuál es la inversión más rentable?

La inversión más rentable en términos globales no existe. Cada inversión tendrá una diferente rentabilidad dependiendo de el plazo en el que invirtamos y el riesgo que estemos dispuesto a tomar. Como norma general, una inversión a mayor plazo y menor rentabilidad es más segura ya que supondrá ninguna o mínimas pérdidas, mientras que una inversión volátil a corto plazo puede ofrecer mayor rentabilidad pero riesgo a perder toda la inversión.

¿Cuáles son los activos más rentables?

Dependiendo del riesgo que quieras asumir, puedes ir sobre seguro con las inversiones más clásicas, como bienes inmuebles, bolsa o bonos del tesoro, o bien buscar una rentabilidad cortoplacista como el trading, criptomonedas o préstamos P2P

¿Es más rentable el corto o el largo plazo?

La rentabilidad depende de cómo manejemos el riesgo. Los gurús de las criptomonedas y del trading te venderán la verdad a medias de que el corto plazo es más rentable. Y si bien en papel es así, esa rentabilidad va unida a un riesgo de pérdida bastante real, lo cual hace que, obviamente si ésto sucede, acabe siendo lo contrario a rentable. La inversión más rentable es aquella que conozcas bien y puedas tener una clara imagen del retorno que te devolverá asumiendo riesgos que puedas costearte.

¿Qué es la rentabilidad?

La rentabilidad es el retorno económico que nos ofrecerá una inversión en un determinado plazo de tiempo. Para resumirlo, es la cantidad de dinero que ganaremos con una inversión en un tiempo, ya sea a corto plazo o largo plazo.