Libertad Financiera

Libertad Financiera

Imagina que te despiertas en la playa de Patong Beach, en Tailandia. Acto seguido, coges tu ordenador portátil, y desde tu terraza con vistas al mar, empiezas a hacer un seguimiento de tus inversiones. Controlas durante una o dos horas que todo vaya bien, respondes unos pocos correos electrónicos y tomas unas pocas decisiones. Luego, toca chapuzón, almuerzo, deporte, cena romántica, un poco de lectura y a dormir.

Suena a un plan vacacional idílico, ¿Verdad?. Podríamos pensar que se trata de la ajetreada vida de un alto ejecutivo que necesita controlar su trabajo incluso en vacaciones. Eso sería ver el vaso medio vacío; pero, ¿Y si ese día no es un día de vacaciones? ¿Y si ese día es tu día a día? Entonces, la cosa cambia.

Desde hace tiempo, muchos gurús y personas exitosas hablan de la Libertad Financiera. Este concepto indica la posibilidad de no depender de un trabajo «normal» para cubrir nuestras necesidades, si no desempeñar un tipo de actividad, comúnmente relacionada con internet, que nos genere los llamados ingresos pasivos, que es dinero que recibimos por no hacer nada. O casi nada.

Historia de la Libertad Financiera

Todos hemos soñado con trabajar lo menos posible, pero no es hasta 1997 que Robert Kiyosaki populariza este término y su filosofía en su libro «Padre rico, padre pobre». En este tiempo, el término es más popular como «Independencia Financiera», y a pesar de ser un best-seller, sigue siendo un concepto común solo en los círculos de los hombres de negocios de la época.

No es hasta la explosión de internet que se rescata el término. Hasta entonces, poder vivir trabajando poco significaba ser multimillonario o venir de una buena familia que pudiese pagar nuestros lujos. Pero no tarda hasta que empezamos a ver cómo personas que no se sientan en sillones de grandes corporaciones ni vienen de familias acomodadas, empiezan a ingeniárselas para vivir trabajando lo menos posible, y encima, vivir bien.

Esto es debido a muchos factores. Principalmente la red, que nos permite ganar dinero en internet de miles de maneras diferentes. Desde las inversiones online a la creación de contenido, cursos a distancia y prácticamente cualquier negocio que pueda hacerse de manera telemática.

Hoy por hoy, internet está lleno de nuevos gurús y personas que intentan extender esta filosofía. Influencers como Pau Ninja y Hormiga Capitalista publican periódicamente como han llegado a alcanzar esta independencia financiera.

Una de las ventajas de la Libertad Financiera es que podemos vivir donde nos apetezca, siempre que tengamos conexión a internet.

¿Cómo se consigue la independencia financiera?

Trabajar poco y ganar mucho suena bien. Pero la libertad financiera no es un camino fácil, ya que a diferencia de lo que se piensa, no se basa en ganar mucho, si no más bien en gastar poco. El minimalismo y el ahorro es uno de sus pilares.

La clave principal de la Libertad Financiera es hacer que ese dinero que te ahorras sin consumir cosas que no necesitas, sea el que te genere estos ingresos pasivos. En vez de dejar que tus ahorros se llenen de polvo, has de hacer que te generen ingresos.

Según la Pirámide de la Libertad Financiera, el proceso consta de tres pasos; la Seguridad Financiera, que se llega cuando nuestros ingresos pasivos cubren nuestras necesidades, la Libertad Financiera, que es cuando también nos permiten llevar una vida digna, y la Libertad Absoluta, que es cuando ingresamos más de manera pasiva de lo que podemos gastar.

Por supuesto, no es sencillo superar estos pasos. Hay que saber dónde invertir y siempre nos tocará algo de «esclavitud» a cambio de un sueldo para poder ganar algo que pueda generar ingresos.

¿Es un timo la Libertad Financiera?

A muchos les cuesta creer que la Libertad Financiera sea posible, ya que parece increíble. Pero quizás esto se debe a un problema de definición y muchas veces de una exageración por parte de sus gurús.

¿Es posible vivir trabajando pocas horas? Sí. ¿Significa eso que vas a ser rico? No. Recordemos que uno de los pilares de la Libertad Financiera es el minimalismo. El precio para conseguirla siempre pasa por la austeridad. Quizá llegue el día en el que puedas trabajar esas dos horas en un Ferrari. Pero seguramente te toque empezar por hacerlo en la habitación de tu casa familiar.

Una de las críticas más comunes a este término es que no se trata de nada nuevo. El concepto de invertir los ahorros no es ni mucho menos novedoso, y la única diferencia es que hoy en día las inversiones se suelen hacer online. Aunque esta diferencia es muy importante, ya que abre puertas a cualquier persona, no solo a expertos financieros.

Otro punto a debate es el tiempo real de trabajo. No tener jefes, como cuando uno es Freelance, significa que uno en realidad nunca para de trabajar. Si un correo o una llamada ha de ser respondida, nos tocará atenderla aunque estemos fuera del horario laboral. Además, Kiyosaki hablaba de no trabajar en absoluto teniendo ingresos pasivos.

Esto, por ejemplo, se contradice con los gurús financieros, ya que al fin y al cabo llevar un blog ya es un trabajo, y podemos decir que al final nuestros jefes son Google, los publicistas o el mismo usuario. Luego, podríamos decir que lo libre que seamos es totalmente subjetivo. Habrá quien prefiera cumplir su jornada laboral y despreocuparse por ahorrar. Pero las ventajas de alcanzar la Libertad Financiera son reales y siempre incluirán un mayor control sobre tu tiempo.