Cómo invertir en Bolsa

como invertir en bolsa

Wall Street, el Crack del 29, Mercado de valores, IBEX35, desplome de la bolsa… el mundo de la inversión en bolsa es peculiar, ya que es algo que conocemos gracias a las noticias y la cultura popular, y que afecta nuestro día a día, pero del que realmente no sabemos nada, solo que nuestra economía va ligada a ella.

¿Es complicado aprender sobre el mundo de la bolsa? No necesariamente. Por supuesto que no es una materia sencilla ya que hablamos de economía, y siempre será un tema complicado y tedioso. Pero tampoco se trata de ciencias aplicadas; solo hay que tener interés y paciencia, ambos rasgos que también deberemos aplicar a la hora de invertir.

Muchos creen que la falta de educación financiera es parcialmente intencionada. Nosotros no lo sabemos, pero sí entendemos el respeto que suscita el vocabulario de los mercados bursátiles. Y lo fácil que es pensar que la bolsa, simplemente, no es algo para nosotros. Pero empecemos por definirla antes de decidir si valemos para ella o no (spoiler: seguramente sí)

¿Qué es la Bolsa de Valores?

Antes de meternos a desgranar cómo podemos empezar a invertir, tenemos que saber bien a qué vamos a invertir. Aunque todos creamos saber más o menos qué es esto de La Bolsa, no está de más aclararlo.

La Bolsa es, de manera muy resumida, el lugar donde se compran y venden acciones de diferentes empresas. Evidentemente, decir que invertimos en bolsa no significa que estemos invirtiendo en ese edificio; se entiende que estamos invirtiendo en alguna acción de las empresas que participan en ella.

Las acciones, para quienes no lo tengan del todo claro, son pequeñas participaciones o «pedacitos» de una empresa. Por ejemplo, si yo quiero montar un bar y no dispongo del dinero (digamos que 100.000€), en vez de pedir un préstamo o buscar un socio, decido buscar inversión vendiendo «pedacitos» de mi empresa a otras personas que recibirán un porcentaje de las ganancias de mi empresa en función de su inversión.

De esta manera, en caso de que mi negocio no vaya tan bien, si he decidido por ejemplo vender el 50% a 500 personas, ya que mi empresa necesitaba 50.000€ extra, no deberé 50.000€ a una entidad o persona. Esto sería una deuda grande y la empresa o persona seguramente movería tierra y mar para recuperar su deuda. En su lugar, 500 personas habrán perdido 100€ cada uno, por lo que nadie asume un gran riesgo y yo podré dormir tranquilo sin pensar que a alguien le faltan 50.000€ por mi culpa.

¿Puedo invertir en bolsa sin ser un experto?

Lo primero de todo, es que nadie nace experto. Lo segundo es que, evidentemente, hay que tener unas nociones básicas de lo que estamos haciendo, pero como sucede con cualquier inversión. Es imprescindible formarse y aprender sobre los mercados de valores antes de lanzarse a la piscina; eso, o confiar en un profesional.

Por ejemplo, digamos que decidimos invertir en inmuebles, una inversión más común y en teoría sencilla, sin informarnos. Si no sabemos si la zona de nuestra propiedad es buena o no, si las reformas nos costarán más que adquirir la propiedad, si el terreno es apto para los usos que queremos darle, etc… podemos acabar intentando invertir en un apartamento turístico a primera línea de playa pero adquiriendo un cuarto de aperos no edificable en la montaña. Por supuesto que los conceptos inmobiliarios nos parecen más sencillos porque son más familiares, pero el riesgo es exactamente el mismo.

No hace falta que tengas una carrera en Economía, pero sí necesitarás estudiar el tema y buscar asesoramiento. Las inversiones que hagas tendrán que ser coherentes, y no necesitas ser el mejor analista financiero de tu ciudad para que puedas obtener pingües beneficios, pero tampoco has de tomártelo como si de una apuesta deportiva se tratase.

Invertir en bolsa siempre requerirá de un intermediario o bróker.

Pasos para invertir en bolsa

En primer lugar, tendremos que elegir un bróker, que es la persona o entidad que hará las inversiones en nuestro nombre. Los más habituales suelen ser los bancos de toda la vida, pero siempre existirán alternativas. Este es un paso ineludible, ya que solo los brókers pueden operar en el mercado de valores.

A continuación tenemos dos opciones. Si hemos hecho los deberes correctamente y hemos estudiado bien el mercado, inversiones o tipo de productos que queremos comprar, simplemente tendremos que indicarle a nuestro intermediario las pautas que necesita seguir a la hora de invertir. Pero ojo, ya que tendremos que haber hecho un trabajo concienzudo de investigación.

No obstante, la forma más segura si somos novatos, es dejar en el intermediario las decisiones. Muchos brókers ofrecen esta opción, aunque con un mínimo de pautas (por ejemplo, invertir en nuevas tecnologías), y normalmente suelen ser bastante fiables, ya que como decimos, invertir en bolsa suele ser seguro. De esta manera, simplemente tendremos que invertir lo que deseemos y serán los intermediarios quienes se encargarán de tomar las decisiones.

Después de esto, simplemente tendremos que decidir qué hacer con los beneficios que recibamos en forma de dividendos. Esto dependerá de nuestras necesidades, ya que podremos reinvertir las ganancias, retirarlas y disfrutarlas o no hacerlo hasta que aseguremos haber recuperado la inversión inicial.

¿Es invertir en bolsa peligroso?

Piensa que con la bolsa, una de las ventajas que tiene como inversión es que nunca perderás más de lo que inviertas. Si tus acciones te reportan dividendos (beneficios), genial. Lo peor que te pasará es que nunca los reporten. Eso siempre que no decidas usar tácticas de «apalanque», las cuales consisten en pedir un crédito de un capital que no se posee para su inversión, la cual es una técnica muy arriesgada empleada en acciones muy volátiles (que suben y bajan rápidamente).

Aunque todos tengamos en mente al temerario Leonardo DiCaprio de «El Lobo de Wall Street» realizando acciones al borde de lo legal entre drogas, fiestas y sexo, la bolsa es una inversión de lo más convencional y «aburrida», en el buen sentido de la palabra. A no ser que se opten por decisiones arriesgadas, se trata de una inversión lenta y segura que, en la mayoría de los casos, no genera ingresos importantes hasta pasadas décadas y se usa más para proteger nuestros ahorros de la inflación que para multiplicarlos.

Lo siento si ahora para ti la bolsa ha perdido ese toque romántico y rocanrolesco. Pero la bolsa no te va a hacer millonario de la noche a la mañana, como tampoco hará que pierdas todo tu patrimonio como en las representaciones del crack del 29. La bolsa es una inversión a largo plazo y segura.