Vuelve la Hipoteca Inversa

hipoteca inversa

¿Te imaginas que en vez de ser tú quien pagara al banco por tu inmueble, fuese el banco quien te pagase por tu propiedad? Pues algo similar es posible. Por supuesto no vivimos en un mundo ideal donde los bancos pagan a la gente para vivir en sus casas, pero si eres una persona de más de 65 años con un inmueble en propiedad, puedes empezar a ganar dinero con tu vivienda gracias a la Hipoteca Inversa.

En este tipo de producto, el banco, a efectos prácticos te suministra un préstamo personal con tu inmueble como garantía. Dependiendo de las condiciones, este préstamo puede ser abonado en mensualidades, en un pago único o una combinación de ambos. Así también, dependerá de la edad del cliente las cantidades a las que podrá optar (a mayor edad, mayor el importe), pero el importe a prestar siempre será menor al de la vivienda.

¿Cómo se devuelve la Hipoteca Inversa?

Bueno, aquí está la gracia: es el único préstamo en el cual el cliente no está obligado a devolver el préstamo. Eso no significa que los bancos sean almas caritativas; el importe del préstamo ha de amortizarse una vez el solicitante haya fallecido por los herederos del inmueble, comúnmente familiares. Pero claro, ya sabemos que dinero y familia son mala combinación… ¿Ahora entiendes por qué necesitan el inmueble como garantía? De esta manera, al haber prestado un importe menor al valor de la vivienda, el banco siempre cobrará la deuda sin perder un euro, ya sea por parte de los familiares o quedándose con la propiedad.

Además, este sistema también favorece a los herederos, ya que brinda la posibilidad a los mismos de mantener la propiedad si disponen del dinero para abonar el crédito, y si no, el banco simplemente se la quedará.

¿En qué se diferencia de vender la propiedad?

A primera vista podría parecer que no es más que una especie de «venta en diferido» de la propiedad en cuestión. Puede entenderse así de cierto modo, pero hay varias diferencias. La más importante es que siempre tendremos la oportunidad de que los herederos mantengan dicha propiedad. Una vez fallecido el beneficiario del crédito, si los herederos pagan la deuda, la propiedad seguirá perteneciéndoles.

Este sistema, además, interesa ser promovido por las economías ya que activa el consumo de la población mayor. Por lo cual, se trata de un producto regulado por la Ley 41/2007, que establece la exención del IRPF, y sus tasas notariales suelen ser menores que las de las hipotecas normales. El único gasto que tendrá el beneficiario es el coste de la tasación.

Y por último, no hay que olvidar que vender una propiedad puede ser un infierno. Encontrar al comprador adecuado, recibir lo que creemos justo por deshacernos de dicha propiedad, o simplemente lograr venderla en épocas de crisis es complicado. Con la hipoteca inversa, además de las ventajas anteriores, nos ahorramos el complicado proceso de encontrar un comprador.

DIsfrutar de la hipoteca inversa
Nunca debemos olvidar que cada caso es particular, y habrá a quienes les interese más vender su casa que hacer una hipoteca inversa, o al revés.

¿Es mejor la Hipoteca Inversa que vender la casa?

No. Ni vender la casa es mejor. Simplemente son productos diferentes. La Hipoteca Inversa depende de muchos factores y del producto contratado. Te ponemos dos ejemplos un tanto extremos, pero que te ayudarán a entenderlo mejor:

  • Juan tiene 75 años, una propiedad cuya heredera es Susana. Juan pacta con su banco una hipoteca inversa en la que le darán cierta cantidad de dinero, con la que Juan hará el viaje de su vida. 30 años después, Juan fallece feliz a sus 105 años y Susana debe abonar el crédito, para el que ha tenido 30 años para prepararse, manteniendo así la casa familiar. En este caso, tanto Juan como Susana salen beneficiados, entre otras cosas porque la casa familiar se encontraba en una zona donde les hubiera costado mucho tiempo y esfuerzo venderla.
  • Margarita tiene 65 años y decide pactar una hipoteca inversa con su banco por la que recibe una generosa mensualidad por su vivienda, la cual heredarán Carlos, Noelia y Carla. Desgraciadamente Margarita fallece al año siguiente sin haber cobrado a penas las mensualidades. Carlos y Carla quieren desentenderse del asunto y que el banco se quede la casa, pero Noelia quiere mantenerla como recuerdo de su infancia, pero no dispone del importe para amortizar el crédito. En este caso, sólo el banco sale ganando. Margarita no pudo disfrutar su crédito, Carlos y Carla pierden su herencia y Noelia es incapaz de abonar el crédito para mantenerla. Es una pena, ya que la vivienda se encontraba en una ciudad con alta demanda de pisos.

Como puedes ver, las hipotecas inversas tienen sus riesgos y beneficios. Dependerá de la situación de cada uno solicitarla o no.

¿Qué bancos ofrecen Hipotecas Inversas?

En España, de momento solo Bankia se ha mostrado abiertamente a favor de ellas. Existen y son posibles de contratar, pero no se trata de un producto estandarizado y que podamos solicitar de manera fácil rellenando un formulario online, si no que dependerá de nuestro perfil y de si nuestro banco nos la concede, por lo que tocará acercarnos a la sucursal de nuestro banco de confianza. Lo que está claro es que, a pesar de lo reacias que son las entidades tradicionales, es un hecho que es un concepto que vuelve a estar en boca de todos y que parece que acabarán siendo un producto más común y normalizado.

Por suerte, mientras seamos menores de 65 años y no se vuelva una práctica común, siempre nos quedarán los préstamos personales de toda la vida.