Burbuja Inmobiliaria

burbuja inmobiliaria

Una Burbuja Inmobiliaria es un término económico que hace referencia a una subida desproporcionada, basada en la especulación, del precio de la vivienda. Se la conoce como burbuja ya que, al igual que una burbuja, cuando crece demasiado llegará un momento en el que explote. Económicamente, esto significa que cuando el precio de la vivienda aumenta a niveles totalmente ajenos a la economía del país, se producen crisis o «estallidos» de la burbuja que harán que los precios se desplomen debido a la falta de poder adquisitivo.

¿Cómo funciona una Burbuja Inmobiliaria?

Las Burbujas Inmobiliarias tienen una manera de surgir y «explotar» bastante similar en todos los casos. De hecho, son fenómenos económicos bastante predecibles, pero muy difíciles de controlar una vez se han desencadenado.

Todo surge cuando suben los precios de los bienes raíces. Esto puede suceder por varios motivos:

  • Impulso Hipotecario. La gran mayoría de las veces las burbujas se producen por un círculo vicioso en el que los bancos promueven la compra de viviendas al dar un impulso a la contratación de hipotecas, haciendo que muchísimos ciudadanos decidan comprar una casa en vez de alquilar, creando más demanda y subiendo los precios.
  • Gentrificación. Una zona o ciudad anteriormente deprimida empieza a tomar fama y prestigio cuando artistas y estudiantes se mueven allí, atraídos por los precios bajos, comenzando lo que se llama la gentrificación, por lo que zonas anteriormente de clase obrera se convierten gradualmente en zonas de clases acomodadas, haciendo que suban los precios.
  • Especulación dura. Aunque en los casos anteriores siempre hay algo de especulación, pueden ser procesos en cierto modo naturales. Pero en otras ocasiones, los grandes inversores directamente manipulan el mercado para subir los precios. Por ejemplo, grandes fondos de inversión compran bloques de viviendas enteros para mantener los precios al coste que ellos elijan, eliminando cualquier competencia.

Historia de las burbujas inmobiliarias

Las burbujas inmobiliarias empiezan a documentarse a principios de los años 90 en la mayoría de los países industrializados de occidente, Asia y América principalmente, aunque se han dado en la práctica totalidad de los continentes, en mayor o menor medida.

La gran burbuja inmobiliaria estalla en 2006, desencadenando en la famosa crisis del 2008 que afectó a la economía global.

España ha sido víctima de varias burbujas inmobiliarias, ya que la construcción es parte importante de su economía.

La Burbuja Inmobiliaria en España

La Burbuja Inmobiliaria en España ha sido especialmente importante en nuestra historia, al haber contribuido en una de las peores crisis de los últimos años y especialmente dado el modelo económico español, muy centrado en la construcción y llamado en ocasiones «economía del ladrillo».

La burbuja en España se inicia en 1997, y su origen sigue siendo objeto de polémica. Mientras que el Banco de España lo achaca, precisamente, a una excesiva corrección de los precios a inicios de los 90, que condujo a una demanda desproporcionada y a su consecuente aumento del precio. Mientras tanto, otros defienden que se inició en 1985 con la generación baby boom y la nueva prosperidad económica.

Lo cierto es que ésta burbuja castiga España de manera notable cuando estalla en 2006, activando la consecuente crisis del 2008. La destrucción de muchos trabajos relacionados con el ladrillo produjo altas tasas de paro, con lo cual la economía se resintió considerablemente.

Más información