Historial Crediticio

historial crediticio

El historial crediticio es un informe que muestra los antecedentes financieros de una persona. Esto incluye deudas, facturas pendientes, número de préstamos solicitados, y si eres un buen pagador. De esta manera, las entidades financieras pueden evaluar el nivel de confianza y solvencia del solicitante de un préstamo.

Para elaborar el historial crediticio se necesita conocer información sobre las distintas empresas de telefonía, luz, coches, aseguradoras, etc. Si el historial es positivo, las entidades tendrán más confianza en el solicitante. No obstante, si el historial es negativo, existe una buena posibilidad de que no nos concedan el préstamo o que lo hagan con unas muy malas condiciones.

No solamente las entidades financieras tienen acceso a nuestro historial crediticio. Nosotros mismos podemos acceder a él siempre que lo necesitemos o queramos conocer nuestra situación financiera.

¿Cómo puedo solicitarlo?

A la hora de solicitar un préstamo es conveniente conocer la situación en la que nos encontramos. Es por ello por lo que recomendamos solicitar un historial crediticio antes de lanzarnos a por un préstamo, especialmente aquellos de grandes cuantías como puede ser una hipoteca.

En España existen diferentes maneras de comprobar el historial crediticio. Una de ellas es entrando en la Oficina Virtual del Banco de España. Para ello es preciso contar con una firma digital o certificado electrónico. Una vez solicitado, podemos disponer de él a los 15 minutos o al siguiente día hábil y consultarlo en los siguientes 20 días. También es posible obtenerlo de manera presencial o por correo a la Central de Información de Riesgos del Banco de España.

Por otro lado, puedes obtener el historial crediticio de forma gratuita una vez al año a través de Experian o Equifax. Estas empresas se dedican a la elaboración de informes de solvencia, por lo que registros como ASNEF (el mayor archivo de morosos de España) aportan datos a estas.

examinar el historial crediticio
Has de procurar tener un buen historial crediticio, no sólo para que te concedan préstamos, si no para que estos tengan mejores condiciones.

Un buen historial crediticio es la clave

Si eres de los que pagan siempre a tiempo, no tendrás nada de lo que preocuparte. Esto será un punto a tu favor y facilitará la posibilidad de recibir la financiación deseada. No obstante, podemos llevarnos alguna sorpresa desagradable y/o inesperada a la hora de comprobar nuestro historial crediticio.

En caso de tener alguna deuda pendiente de pago, deberemos ponernos en contacto con el acreedor de la deuda para poder llegar a un acuerdo y así cancelarla. Una vez cancelada, podrás ponerte en contacto con la administración del fichero de morosos en el que podemos constar para que nos saquen del mismo.

Para evitar la imposibilidad de que nos concedan un préstamo en el futuro  y, por tanto, poder tener un buen historial crediticio, es recomendable ser un buen pagador, tanto de las facturas (agua, luz, tarjetas de crédito, etc.) como de los préstamos personales y/o hipotecas.

No olvidemos que la mayoría de las entidades financieras no conceden créditos a clientes que consten en ficheros de morosos y que, por lo tanto, tengan un historial crediticio negativo. No obstante, cada vez son más las entidades que ofrecen préstamos personales aunque constemos en el fichero ASNEF.