Préstamos P2P

Los préstamos entre particulares o P2P (del inglés peer to peer lending), son préstamos entre de particular a particular sin la intervención de una entidad financiera. Normalmente, consisten en microcréditos, los cuales suelen oscilar entre los 300 y los 100 000 €. Este tipo de préstamos se conoce también como financiación crowdlending.

El objetivo de estos préstamos es que personas o empresas que no pueden acceder a un crédito bancario tengan al menos acceso a algún tipo de crédito. No obstante, la tasa de interés suele ser más alta en estos casos ya que implica un mayor riesgo para el prestamista.

Podemos solicitar este tipo de préstamos en plataformas de crowdfunding de manera completamente online.

¿Cómo puedo conseguir préstamos P2P?

El proceso para solicitar un préstamo entre particulares es muy similar al de un préstamo online de un banco para nosotros. No obstante, la plataforma funciona de una forma diferente.

Estos son los pasos a seguir para solicitar el préstamo:

  • Elegir en la plataforma la finalidad, el plazo y la cantidad del préstamo.
  • Rellenar el formulario online con los datos personales y financieros.
  • Según nuestro perfil, la plataforma nos asignará un nivel de riesgo y, por tanto, el interés a pagar.
  • Si nos cuadra la oferta con el interés, leemos, aceptamos y firmamos el contrato.
  • La entidad publica nuestro préstamo en su marketplace.
  • Los inversores pueden elegir invertir en nuestro proyecto.
  • Una vez conseguido el total del dinero del crédito nos transferirán el dinero a nuestra cuenta.

Es importante que tengamos en cuenta que si en un plazo de dos semanas no hemos conseguido al menos el 80 % del crédito solicitado existe la posibilidad de que nos denieguen el crédito.

Diferencia entre préstamos P2P y P2B

Tanto los préstamos P2P como P2B (peer to business) son variantes de la financiación crowdlending. Mientras que los préstamos P2P consisten en préstamos de un particular a otro, en el caso de los préstamos P2B, los particulares hacen préstamos a empresas.

Para que las empresas puedan calificarse para este tipo de préstamos, deberán demostrar su calidad crediticia y su nivel de morosidad. De esta manera, los prestamistas podrán conocer el riesgo de inversión y se adjudicará un interés dependiendo del riesgo. No obstante, es probable que puedan obtener un interés más bajo que con un préstamo a través de una entidad financiera.

La principal diferencia entre el P2P y el P2B es que en el segundo caso, el beneficiario es una empresa en lugar de un particular.

Ventajas y desventajas del crowdlending

Algunas de las ventajas de los préstamos P2P y P2B son:

  • Rentabilidad: para el inversor, la rentabilidad es más alta que otros productos de entidades financieras.
  • Seguridad: las plataformas de crowdlending investigan a fondo los riesgos por lo que es una inversión segura y solvente.
  • Liquidez: si el inversor quisiera deshacer la inversión puedes recuperar el dinero vendiendo tu inversión a través de la plataforma. Además, cada mes podrá cobrar los plazos de las cuotas con sus intereses correspondientes.
  • Ahorro de tiempo y costes financieros: por lo general, los intereses son más bajos, sobre todo para las empresas solicitantes.
  • Rapidez: la plataforma se encarga de los trámites necesarios así como de la transferencia de dinero y cobrar las cuotas.
  • Flexibilidad: el importe y los plazos de devolución se adaptan a las necesidades del solicitante.

Existen pocas desventajas relacionadas con el crowdlending, pero entre ellas podemos encontrar:

  • Riesgo: el riesgo de perder el dinero como inversor es muy bajo. No obstante, si alguna empresa no pagase su préstamo, el inversor perdería su inversión. Es por eso por lo que se recomienda hacer inversiones muy diversificadas y de poca cantidad.
  • Inseguridad: el solicitante del préstamo nunca sabe al 100 % si obtendrá la financiación. No obstante, el solicitante puede optar por la opción de utilizar lo obtenido, si puede adaptarse a su proyecto.