alquiler de barcos

Sin duda, el verano de 2020 será recordado como uno de los más extraños que hemos vivido. La nueva normalidad nos ha hecho cambiar radicalmente nuestros hábitos de consumo, y eso incluye nuestras vacaciones. Acostumbrados a viajar, la restricción de movimientos o el mero temor a abandonar nuestro hogar y exponernos nos ha hecho indagar en alternativas; volver a descubrir nuestra ciudad, turismo local o actividades como alquilar un barco.

¿Qué barco elegir?

A la hora de alquilar un barco, lo primero que tenemos que saber es qué tipo de barco querremos. Y esto dependerá del tipo de actividad querramos hacer en alta mar, ya que no es lo mismo celebrar un cumpleaños que programar una inmersión.

  • Velero. Si sabemos navegar, somos experimentados de la mar y aficionados a la náutica, probablemente lo que queremos es un velero. Esta embarcación deportiva
  • Catamarán. Si queremos un «paseo» en alta mar, cómodo y para observar los alrededores y un baño ocasional, el catamarán será nuestra opción. No es tan cómodo como un yate, pero no es una embarcación meramente deportiva como el velero.
  • Yate. Los que quieran simplemente fondear en alta mar entre comida y bebida, celebrando una fiesta con toda la comodidad del mundo, tendrán que elegir el yate. Sinónimo de lujo, están pensados para disfrutar la vida abordo.

¿Cuánto cuesta alquilar un barco?

Como todo, alquilar un barco será más o menos caro en función a dónde y cuál querramos alquilar. No es lo mismo alquilar un yate de lujo en la Costa Brava que alquilar un velero de cuatro plazas en la costa de El Hierro. Los factores a tener en cuenta serán los siguientes:

  • Tipo de Barco. Un yate serámás caro que un Catamarán, el cual será más caro que un Velero. Aunque todo dependerá también de la calidad del mismo.
  • Plazas. A más plazas, más caro será, aunque suele tender a seguir el mismo orden que el tipo de Barco.
  • Puerto del Barco. Cada comunidad tendrá unos precios diferentes. Aunque el sur suele ser más barato que el norte, ojo a las zonas turísticas.
  • Con o sin Patrón. Si somos experimentados navegantes con el título de patrón, ahorraremos una suma considerable del alquiler.
Alquilar un barco dependerá del tipo del mismo; no es lo mismo alquilar un barco mercante que una lancha a motor.

Recomendaciones a la hora de alquilar un barco

A continuación, te damos unas cuantas recomendaciones antes de alquilar un barco este verano.

  • Sé acorde a tus posibilidades. Si quieres una escapada romántica con tu pareja, quizás no necesitas alquilar un yate con capacidad de 12 personas. Un velero o catamarán puede ser igualmente romántico.
  • …pero no te quedes corto. A veces lo barato sale caro. Tu fiesta de cumpleaños con 12 invitados puede ser muy incómoda en un pequeño velero, donde todo el mundo acabará mareado. Plantéate pedir un préstamo personal.
  • Usa ropa cómoda. Si no has alquilado un Yate con unas buenas instalaciones, deja de lado el glamour y usa ropa cómoda. La vida del marinero prima la comodidad al estilo.
  • Cuida el barco. Especialmente si no has contratado un patrón, has de cuidarlo ya que en caso de cualquier problema o avería, no será tan sencillo salir del paso.
  • Aprovisiónate generosamente. Especialmente si estarás unos días en la mar. Siempre es mejor que sobre a que falte.