Anticipo de Nómina

anticipo

Muchas veces, aunque tengamos una economía saludable, el tiempo puede jugarnos malas pasadas. Aunque sepamos que disponemos liquidez suficiente para adquirir un producto o pagar una factura, puede que simplemente en el momento que debemos hacerlo, no dispongamos de ese dinero en nuestra cuenta corriente. Si este es tu caso, puede que estés interesado en contratar un producto que incluya un anticipo de nómina.

¿Qué es un anticipo de nómina?

Un anticipo de la nómina es una acción por la cual podremos recibir parte o totalidad de la nómina antes de la fecha acordada en el contrato laboral. La razón por la que querríamos pedir el anticipo pueden ser varias, desde facturas atrasadas a gastos importantes que tenemos que costear antes de el ingreso de la misma, como podría ser una mudanza o vacaciones.

Tipos de adelanto de nómina

Un adelanto de la nómina, explicado de ésta manera, puede darnos a entender que se trata de un «favor» que pedimos a nuestro empleador. No obstante, no siempre es así, ya que pueden darse dos escenarios:

  • Adelanto por parte del empleador. Este tipo de adelantos se producen cuando, como empleados, hablamos con el departamento de Recursos Humanos y acordamos que necesitamos adelantar nuestra nómina. Esto dependerá de la buena relación que tengamos con la empresa y su voluntad o capacidad para realizarlo. Aunque el Estatuto de los Trabajadores lo recoge como derecho, se supone un derecho excepcional y la empresa puede negarse si se produce un abuso o no es capaz de realizarlo.
  • Adelanto bancario. Muchos bancos ofrecen este servicio, permitiéndonos adelantar la nómina sin pasar por el empleador. Simplemente descontarán la parte proporcional a lo adelantado en la fecha original del ingreso.
  • Con o sin comisiones. Mientras que tu empleador no puede aplicar comisiones al adelanto de tu nómina, tu banco puede hacerlo. Normalmente el sistema es sencillo y se aplica un coste al mes o al año por la posibilidad de realizarlo, pero algunas entidades pueden usar sistemas porcentuales en base a lo adelantado.
  • Total o parcial. Aunque lo más común es que se realice un adelanto parcial, podemos solicitar el adelanto de la totalidad de la nómina o sólo de un importe concreto que necesitemos. Esto dependerá del banco o de nuestro empleador, pero en raras ocasiones se adelanta el total de la nómina. Por ejemplo, si se solicita a la empresa, por ley nunca podrá exceder el 90% del importe total.
Los adelantos de nómina pueden ser solicitados tanto a la empresa como a nuestro banco.

Cómo pedir un adelanto

Cómo no, el proceso de pedir un adelanto será muy diferente si lo pedimos a nuestro empleador o lo pedimos a nuestro banco.

  • Pedirlo a nuestro empleador. En este caso dependerá de los circuitos que tenga cada empresa, pero lo más común es escribir un correo electrónico a la persona responsable de Recursos Humanos. Aunque en pequeños negocios puede que esta figura ni siquiera exista, siempre recomendamos dejar por escrita la solicitud para que conste su existencia, ya que como decimos, es un derecho recogido en el Estatuto de los Trabajadores.
  • Pedirlo a nuestro banco. En este caso, lo normal es que primero tengamos que contratar el producto y una vez lo tengamos, podamos solicitarlo tranquilamente a través de la Banca Online a través de nuestra computadora o dispositivo móvil. No obstante, algunas entidades más tradicionales puede que no dispongan de dicho servicio, y tengas que personarte en las oficinas.

Diferencias entre préstamo y adelanto

La principal diferencia entre un préstamo y un anticipo, es que un anticipo nunca se fraccionará en cuotas y nunca superará el importe de nuestra nómina. Esto es lo que significa un anticipo a fin de cuentas; adelantar el ingreso de nuestra nómina.

Por otro lado, rara vez los anticipos aplican ningún tipo de interés porcentual. Si ves que una financiera te ofrece un anticipo con un % TAE asociado, no se trata de un anticipo, si no de un préstamo llamado de dicha manera. Ten en cuenta que por cuestión de hábito, pedir un anticipo siempre sonará mejor que pedir un préstamo, por lo que algunas financieras online usan dicho nombre para quitar la mala fama que tienen los micropréstamos.