Nómina

nómina

Una nómina es un registro financiero el cual resulta de la deducción de impuestos y otras deducciones a los ingresos totales del empleado (salario y otras bonificaciones). En resumen, cuando firmamos una nómina, firmamos el registro que nos indica cuánto nos ingresa nuestro empleador y cuánto se nos deduce, siendo el resultado el salario neto que recibiremos en la cuenta bancaria.

Bases de cotización y cálculo de la nómina

Una nómina es una factura que nos redacta nuestro empleador. Como toda factura, tiene varios conceptos que son los que tendremos que calcular para realizar la nómina. Estos son los siguientes:

  • Devengos. Los devengos es el capital que recibiremos en la nómina. La suma de todos los devengos se llama también salario bruto. Lo devengos incluyen el salario base, complementos por experiencia, horas extra, pagas extra (prorrateadas o no), dietas y prácticamente todo importe económico que recibamos como compensación por nuestra actividad laboral.
  • Deducciones. Las deducciones es el importe que se nos resta del salario bruto o la base de cotización de la nómina. Éstas son deducciones para la seguridad social, impuestos y demás devengos, y todos se calculan según el salario bruto (IRPF) o la base de cotización (Seguridad Social), que es el importe de nuestros devengos que cotiza de cara a la seguridad social.

Una vez restemos a los devengos las deducciones, obtendremos el salario neto, que es el importe que recibiremos en la nómina.

Las bases de cotización son el importe total sobre el que se nos aplicarán las diferentes deducciones o calcularán prestaciones.

Seguridad social y otras deducciones

Las deducciones o devengos son el concepto que más nos confunden a la hora de deducir la nómina. Os explicamos cuáles son las principales deducciones de una nómina:

  • Cotizaciones de la Seguridad Social. Es el importe que se nos descuenta de la nómina para contribuir con las arcas de la Seguridad Social. Este importe se usará para Sanidad, Desempleo o Jubilación. A su vez, estas cotizaciones son pagadas tanto por la empresa como por el empleado en diferentes porcentajes. En la nómina, estas cotizaciones se desglosan en diferentes conceptos, como Desempleo, Contingencias o Formación Profesional
  • IRPF. Es el impuesto que se aplica a nuestro salario para cumplir nuestras obligaciones tributarias. El IRPF variará según nuestro salario y grupo de cotización, pero puede variar desde el 19% al 37%, siendo siempre mayor en función al importe de devengos que percibamos.

Todas estas deducciones se aplican sólo a las bases de cotización, que explicaremos en el siguiente apartado.

Para calcular la nómina y el salario neto, hay que aplicar las deducciones a nuestra base de cotización

¿Qué es la base de cotización?

Como hemos indicado, las deducciones se aplican a la base de cotización, no al salario bruto. Esto se aplica a las contingencias, ya que el IRPF sí se calcula en base al salario bruto. El IRPF es más fácil de calcular debido a este motivo; simplemente restamos el porcentaje al salario bruto.

Pero calcular las deducciones para la Seguridad Social, necesitará que conozcamos nuestra base de cotización. Esta base de cotización también se usa para calcular prestaciones, como la prestación por desempleo. Dependiendo de la deducción, se calcula de diferente manera.

  • La Base de Cotización por Contingencias Comunes se calcula con la suma de las percepciones salariales (salario base y todos los complementos salariales) excluyendo horas extra y percepciones no salariales. Si el importe de las dietas y pluses de transporte supera el 20% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples también se tomarán en cuenta. Las pagas prorrateadas también se incluirán.
  • La Base de Cotización por Contingencias Profesionales se obtiene sumando la base de contingencias comunes, las horas extraordinarias.
  • La Base de Cotización Adicional por Horas Extraordinarias se calcula según los porcentajes aplicables a la cotización de horas extra, ya sean estructurales o por fuerza mayor, aplicándose a las percepciones efectivas que reciba el trabajador por dicho concepto.
Aunque el puesto de trabajo puede determinar en gran medida nuestra base de cotización debido al salario bruto, no es el único factor.

Más información