Coronavirus: Repercusiones en la economía

Ya ha quedado claro que el Coronavirus no es una gripe. Es una emergencia sanitaria a nivel global, que nos está haciendo vivir momentos históricos. Aunque tampoco se trata, no obstante, de una Peste Negra, ni llega a las tasas de mortalidad de la Gripe Española (la última gran epidemia), su impacto a nivel global y sus repercusiones en la economía serán históricas. Aunque ahora mismo no podamos hacer un análisis objetivo, podemos especular acerca de lo que sucederá.

¿Por qué afectará el Coronavirus a la economía?

A veces es sencillo caer en asociaciones falsas. Teniendo en cuenta que, según la OMS, la mortalidad del Coronavirus es del 3,4%, suena extraño que se trate de una epidemia que afecte tantoa nuestra economía. Esto se debe a que podemos caer en el error de que las muertes serán el desencadenante de los problemas económicos. No obstante, no es así.

El Coronavirus no es la Peste Negra No hablamos de una enfermedad que vaya a diezmar a la pobación. Ni siquiera con el 100% de la población infectada, llegaría a aniquilar a ese 3% (índice que probablemente sea menor teniendo en cuenta los contagios asintomáticos no contabilizados). Pero su irrupción súbita es el principal problema.

Recordemos que el porcentaje de fatalidad de la enfermedad se debe a los servicios sanitarios y las medidas tomadas. Y estos dos factores, ambos, cuestan dinero. Por un lado, los gobiernos tendrán que gastar millones en el sistema público de sanidad. A parte, las cuarentenas necesarias forzarán a muchos empresarios y autónomos a perder dinero debido al cierre, lo cual mermará la economía.

Por tanto, el impacto económico no viene dado por el número de personas que morirá, si no por las medidas que se necesitarán tomar para evitar grandes desgracias. La mayoría de expertos también opinan que la actitud de Reino Unido de intentar ignorar el problema para darle prioridad a la economía tampoco es viable, ya que recordemos que el bajo porcentaje de muertes se debe precisamente al haber tomado esas medidas drásticas. Además de mermar industrias como el turismo o las exportaciones.

Coronavirus y la bolsa

No hace falta ser profeta para darse cuenta de cómo ha afectado la presente crisis sanitara a los mercados de valores. Los inversionistas tienen motivos para estar nerviosos, ya que se han apreciado caídas del IBEX-35 de hasta el 12%. Estaba claro: el Coronavirus afectará a la bolsa.

No obstante, es temprano para hacer predicciones certeras. Por supuesto, el impacto no será positivo. Si las empresas cierran por cuarentena, es inevitable que los inversores no confíen y se esperen pérdidas. Pero los rebotes, como el del más del 6% reciente, hacen difícil calcular el impacto real. Por desgracia, los ecos de crisis llevan sonando antes de la irrupción del virus, por lo que el panorama no es esperanzador.

Economía Española y Coronavirus

Aún no ha terminado la crisis sanitaria, por lo que profetizar qué sucederá no tiene demasiado sentido. No obstante, tenemos algunos datos seguros, y es que no tendremos un déficit de sólo el 1,8%, tal y como se planteaba antes de la epidemia. Nuestro déficit será mucho mayor.

Algunos especialistas hablan de reducciones del PIB de entre el -2,99% en el peor de los casos al +0,81%. Todo esto siempre dependerá de las medidas que tome el gobierno y de cuánto dure la crisis.

Lo importante es que tenemos que prepararnos para lo peor. El paquete de medidas del gobierno será un suspiro momentáneo, precisamete para preparar los duros años que se nos avecinan.

Economía Europea y Coronavirus

Recordemos que la crisis del Coronavirus no es una crisis sólo de España o los países del sur: es una crisis global. Y ahora especialmente azota Europa, aunque lo hará a nivel mundial inevitablemente, con China ya afectada. Se dice que el crecimiento mundial puede reducirse hasta un 1,5%.

Muchos países se verán duramente afectados. España, a pesar de todo, es un gran país con tejido productivo y sin demasiada dependencia de bienes. Otros países más dependientes, como Finlandia, con una crisis mucho menor, auguran pérdidas de su PIB de hasta un 5%.

La buena noticia es que casi todos los especialistas creen que será una crisis aguda pero corta. Además, al ser una crisis a nivel global, no se producirán grandes desajustes ya que todos los países tendrán que acomodarse a la nueva situación, haciendo que por ejemplo la incapacidad de devaluar la moneda comunitaria no sea tan dramática para los países de la Unión Europea tan afectados, ya que todo la zona sufrirá una bajada de poder adquisitivo.

Lo único cierto es que con la economía hay que comportarse como con el virus: preparados, cautos pero sin entrar en pánico.

¿Esto es todo?

Sentimos que el lector pueda sentirse defraudado por una falta de contundencia o profecías en este artículo. En Top5Credits nos define la transparencia y honradez. Y queremos promulgar con el ejemplo.

En estos días especialmente, todos nos creemos expertos. Con el mismo virus, incluso quienes denunciaban que se trataba de una «gripe de pacotilla» ahora dan lecciones de responsabilidad. Los gobiernos que no le daban importancia ahora realizan cuarentenas a nivel estatal. Y no significa que toda esa gente no sea competente: hablamos de un fenómeno difícil de predecir como es un virus completamente nuevo.

Igual sucede con sus repercusiones económicas. Hemos tenido pandemias mucho peores en el pasado, pero en un mundo con una economía mucho menos conectada. ¿Qué sucederá en el futuro? es difícil saberlo. Más cuando la crisis ni siquiera se ha acabado. Por lo cual, hemos decidido simplemente deciros lo que parece que sucederá: entraremos en una crisis. Cuán grave será o no, es imposible saberlo.