Evo Banco, Evofinance y SPYMP, ¿Qué ha pasado?

logo evo finance
logo evo
logo evo finance

Como consumidores, estamos acostumbrados a tratar siempre con los negocios a nivel de marca. Esto es decir, que para nosotros adquirimos un producto de X o Y marca, y adjudicamos a la misma todo el proceso de creación y distribución del producto. La verdad es siempre más complicada, y detrás de una marca, pueden haber varios actores y empresas totalmente diferentes. Este es el caso de EVO y SPYMP.

Muchos clientes de Evo Bank, Evofinance y Fracciona Financiera hoy andan confusos, sin saber dónde tienen su dinero, debido a ciertas operaciones empresariales. ¿Es Evo Banco lo mismo que Evofinance? ¿Qué pinta SPYMP en medio de todo esto? Desde Top5Credits intentamos despejar vuestras dudas.

Historia de EVO

Para entender la situación, tenemos que remontarnos a la fundación de la marca EVO, en 2010. La historia surge tras la sonada crisis del 2008 que forzó a las Cajas de Ahorro a fusionarse para sobrevivir, de la unión de Caja Galicia y CaixaNova. Esta fusión dio a luz a la entidad NovaCaixaGalicia.

La Caja se vio forzada a crear un banco a partir de ciertas restructuraciones internas, el cual se llamo NCG Banco. Mientras la caja NovaCiaxaGalicia se dedicaba simplemente a la obra social (recordamos que la diferencia entre Banco y Caja de Ahorros es que las Cajas tienen que destinar beneficios a la obra social), NCG Banco se ocupó del negocio bancario de la Caja.

NCG Banco limitaba su negocio a Galicia, Asturias y León, hasta que decidió aventurarse al resto de España. Es en este momento cuando nace Evo Banco, el negocio de NCG Banco fuera de su área inicial. El tiempo pasó, y la NCG que operaba exclusivamente en las tres comunidades pasó a denominarse ABANCA y, como Evo, a actuar en todo el territorio español.

Sin embargo, esto no acabó aquí. De nuevo, las crisis y reestructuraciones hicieron que, tras un cúmulo de operaciones, la consultora estadounidense Apollo Global Management comprase todo el negocio. Pero los americanos venían con ganas, por lo que también compraron Fracciona Financiera y AvantCard, dos empresas de crédito españolas, las cuales, a tenor de su nueva marca adquirida, se fusionaron en una nueva filial: Evofinance.

La historia podría haber acabado aquí, con Apollo Global Management controlando tanto Evo Banco como Evofinance. Pero no es todo tan sencillo, ya que en un momento, Bankinter decide comprar Evo Bancopero no Evofinance. Esto sucede el 2018, y es lo que nos lleva a la situación actual.

Situación actual

Desde el 1 de Septiembre de 2019, EVOFINANCE E.F.C. pasa a convertirse en Servicios Prescriptor y Medios de Pagos E.F.C., S.A.U.. Esto es debido a dos factores fundamentales: el más claro es que Evofinance y Evo Banco ya nada tienen que ver, puesto que pertenecen a grupos diferentes (Evo Banco a Bankinter y Evofinance a Apollo Global Management) por lo que compartir nombre de marca se hace innecesario.

El otro factor es que, según las noticias, Evofinance parece estar en apuros. Esto se traduce en un ERE para sus empleados y un futuro bastante incierto, ya que la consultora estadounidense busca desesperadamente un comprador. Eso sí, según su comunicado oficial, los clientes de Evofinance (ahora spymp) deben de estar tranquilos, pues sus contratos, préstamos y tarjetas seguirán igual.

¿Cómo me puede afectar?

Dependerá de qué compañía seas cliente, por supuesto.

  • Evo Banco: No estás en absoluto afectado, ya que Evo Banco pertenece a Bankinter, y no tiene nada que ver con las noticias de fusiones, ERES, etc.
  • Evofinance: Mantendrás tus préstamos, tarjetas y contratos como con anterioridad, pero la entidad pasará a ser Servicios Prescriptor y Medios de Pagos E.F.C., S.A.U., y será con quien tengas que firmar nuevos contratos, recibas cartas, etc.
  • Fracciona Financiera: A niveles prácticos, igual que con Evofinance.

En definitiva, los clientes de Evo Banco pueden estar tranquilos, pues todo este «embrollo» no va con ellos. Respecto a los clientes de Fracciona Financiera/Evofinance, el futuro es incierto. Normalmente en este tipo de escenarios, los negocios suelen ser rescatados por otros gigantes financieros, ya que es un número elevado de clientes que se podrían perder.

No podemos más que recomendar apelar al sentido común y ser cautos. Si bien los clientes no tienen por qué salir perjudicados, en este panorama tampoco conviene depositar la confianza ciega en spymp hasta que las aguas vuelvan a su cauce, no tanto en productos ya contratados ya que la ley ampara al consumidor, si no a la hora de adquirir nuevos compromisos.