Abanca - Consulta experiencias y opiniones reales

De la fusión de Caixa Galiza y Caixanova nació hace casi 10 años Abanca. Esta entidad, relativamente nueva, cuenta con todo el bagaje de las cajas de las que nace, haciendo que Abanca sea un producto libre de toda duda respecto a su fiabilidad. Por desgracia, todas las financieras clásicas nos tienen acostumbrados a productos de calidad pero lentos y burocráticos. En cambio, Abanca nos ofrece préstamos en 24 horas. Decidimos poner a prueba dicha oferta.

Abanca ofrece un préstamo rápido en 24 horas a muy buen interés con tal rapidez de respuesta, pero con comisiones ocultas e información poco clara.
Plazo
6 - 96 meses
TAE
9.50 - 23.12%
Cantidad Solicitada
500 - 60.000 €
Flexible
Flexible
Rápido
Flexible
Información poco clara
Comisiones ocultas
Necesitamos tener una cuenta corriente
Abanca es una de las pocas bancas tradicionales con un producto realmente rápido y online, un gran punto a favor, ya que normalmente rapidez implica intereses elevados y no es el caso. No obstante, sigue viejos malos hábitos de la banca tradicional como información poco clara y costes ocultos.
Ejemplo: 15.000€ a 48 meses. Cuota mensual: 369,37€ Intereses: 10,01% TAE + Comisión de Apertura 225€ Total: 17.786,11€

Experiencia Abanca 10/2019

Encontrar el producto que buscamos en la página web de Abanca es realmente fácil, ya que con dos clicks nos encontramos con la oferta que tanto nos llama la atención: el Préstamo 24h. Según su promoción, podremos disfrutar de un préstamo desde el 9,50% TA en 24 horas.

El Préstamo 24h nos promete un crédito online rápido, pero tenemos nuestras dudas

Antes de sumergirnos en el mismo, valoramos las diferentes opciones, viendo que Abanca también ofrece préstamos para vehículos, estudios y reunificación de deudas. No obstante, lo que buscamos es un préstamo rápido y online, por lo que decidimos entrar en el Préstamo 24h.

Con una lectura rápida a su publicidad, nos da la impresión de ser un préstamo barato y rápido. Pero tras digerir el mensaje, empezamos a encontrar cosas que no nos convencen. Para empezar, vemos que, si bien la publicidad dice que harán nuestro «sueño realidad online y en 24 horas», vemos más abajo que se habla de una respuesta en 24 horas. Además vemos un TIN y TAE muy diferenciados, casi el doble: recordamos que el TIN es simplemente el tipo de interés mensual, mientras que el TAE recoge todos los gastos asociados al préstamo. Por lo cual, nos da la sensación de que Abanca tiene mucha comisión oculta.

Simulación

Decidimos simular el crédito. Antes de solicitarlo, nos dirigimos al apartado Más Información, y a pesar de nuestras dudas, la información es bastante completa e incluye un simulador. No obstante nos parece que Abanca juega demasiado con los porcentajes TIN y mostrando el TAE sólo cuando es estrictamente necesario. Igualmente agradecemos toda la información y el simulador en sí.

El simulador nos permite elegir fácilmente el plazo y la cantidad mediante una barra, una opción que por desgracia escasea en la banca tradicional. En unos segundos somos capaces de simular nuestro crédito de 15.000€ a 48 meses con toda la información necesaria. También descubrimos que los créditos entre 500€ y 6.000€ se harán a través de una tarjeta de crédito.

El simulador de Abanca es de los más completos de la banca tradicional, poco dada a ofrecer simuladores completos y fiables.

Eso sí, tenemos que fijarnos bien en que por defecto tenemos una amplia variedad de productos contratados asociados al préstamo. La interfaz no nos pone sobre aviso de manera clara, y tenemos que pulsar en el botón «Con estos productos asociados» para ver realmente qué estamos contratando. Esto es algo que ya habíamos anticipado con la enorme diferencia entre TIN y TAE que habíamos detectado, pero es algo que el usuario normal probablemente desconozca.

Abanca nos marca por defecto multitud de productos asociados

Vemos que los productos conllevan una rebaja, pero entendemos que es una rebaja aplicada a los productos en sí, no al préstamo. Los desmarcamos todos, especialmente el que nos obliga a crear una cuenta domiciliada con la entidad, y recalculamos la cuota.

Sin contratar los productos asociados, se nos queda una cuota mayor

Como vemos, la cuota asciende a más de 20 euros mensuales, y aun así la diferencia entre TIN y TAE es de 1,16%. Punto a favor de Abanca es que podemos pulsar en dos enlaces justo debajo del botón de contratación. uno para conocer cómo se calcula la cuota (y descubrimos que Abanca nos cobra comisión de apertura de 225€ y nos obliga a contratar una tarjeta de crédito, cosa que no entendemos ya que según la información previa, esto solo sucede en créditos de menos de 5.000€) y otro para consultar la tabla de cuotas.

Resumen de la oferta:
Importe: 15.000€
Pago mensual: 369,37€
Plazos: 48 meses
Intereses: 10,01% TAE + Comisión de Apertura 225€
Total: 17.786,11€

Echamos de menos una tabla con todos los gastos desglosados y el importe final a pagar, el cual tenemos que calcular manualmente. Seguimos sin saber tampoco el coste de la tarjeta de crédito asociada. Además, la tabla de cuotas no es sencilla de leer, desglosando toda la cuota y mostrándola en años a partir de finalizar el primero, por lo que calcular cuánto acabaremos pagando nos obligará a hacer matemáticas. Creemos que incluir los importes totales son de más ayuda al cliente y no es opuesto a mostrarlo también desglosado.

La tabla de cuotas es completa, pero entre sus desgloses y sus cuotas variables podemos tardar minutos en descifrarla para calcular el total a abonar.

En resumen, nos tocará hacer matemáticas con una tabla difícil de entender para saber el total a pagar, ya que Abanca nunca nos muestra en este paso el importe total, y multiplicar la cuota por los meses no es fiable ya que la primera cuota varía, cosa que no sabremos hasta que «descifremos» la liosa tabla. Por lo cual, tendremos que multiplicar la cuota por el número de meses menos el primero, y añadir la primera cuota luego para saber el importe total. Aunque en nuestro caso la última cuota solo ascendía a un 0,1 céntimo más, no podemos garantizar que esto pase en el resto de créditos y quizá tengamos que añadir el calcular una última cuota diferente en otras circunstancias.

Solicitud

Una vez «descifrado» el préstamo, decidimos solicitarlo para verificar si la rapidez de la que Abanca presume es cierta. Una vez de acuerdo con nuestro crédito, Abanca nos pedirá unos pocos datos personales y de solvencia.

Abanca nos insta a completar tres pasos para confirmar la viabilidad

Una vez completados, en nuestro caso, nos remitía a una ventana donde se confirman los datos del crédito ya mostrados y un mensaje de que en principio es viable. Pasaremos a una nueva página donde nos pedirán más datos y podremos descargar un PDF con más información relativa.

Vemos que tendremos que facilitar más datos así como las exigencias del producto

De nuevo se nos pide saber si somos clientes de Abanca o no. Marcamos que no y se nos explican requisitos así como se nos piden más datos personales, como número de teléfono, dirección o correo electrónico. Se nos enviará un mensaje al teléfono móvil con un código de confirmación.

Abanca permite pedir créditos sin ser clientes, pero necesitaremos enviarles más documentación y convertirnos en un nuevo cliente

En caso de querer continuar con la operación, debemos saber que esto supone darnos de alta como clientes. Esto hace que el préstamo 24 horas no sea tan rápido en este caso.

Conclusiones

Abanca es una excepción en la banca tradicional, ofreciendo realmente un crédito rápido y prácticamente online. Esto lo convertiría en líder de los grandes bancos tradicionales si no fuese porque peca de otras malas costumbres de la banca de siempre, como es una información poco clara y confusa o costes adicionales. Además, sus intereses son mejores que la mayoría de créditos online pero no que sus competidores tradicionales.

Teléfono:

981 910 522
+34 981 910 522 (fuera de España)

Email:

A través de formulario en su página web