¿Es posible pedir préstamos rápidos a largo plazo?

préstamos rápidos a largo plazo

Muchas veces nos encontramos en serios apuros donde unos pocos cientos de euros pueden ser nuestra puntual salvación. Es por ello que muchas veces nos vemos tentados en buscar préstamos rápidos a largo plazo. La pregunta no debería ser si existen o no, si no más bien si debemos contratar productos así.

Definición de préstamo rápido

Un préstamo rápido es considerado un préstamo que podemos obtener en un corto período de tiempo, normalmente comprendido entre los 15 minutos y las 24 horas. Esto no incluye préstamos de financieras o entidades bancarias de las que seamos ya clientes. Por ello, un préstamo personal preconcedido por nuestra entidad bancaria, aunque lo tengamos al instante usando la Banca Móvil o Banca Online, no se considera préstamo rápido.

Es muy importante recalcar esta diferencia, ya que el hecho de que los préstamos rápidos sean casi instantáneos para nuevos clientes es lo que los define por naturaleza. Por ello, lo común es que los préstamos rápidos sean de cantidades mucho más bajas que los préstamos personales. Lo normal, de hecho, es que estos préstamos sean de 300€ como máximo para los nuevos clientes.

Esto se debe a que para poder dar un préstamo al instante, la entidad está «arriesgando» su dinero al apenas comprobar la solvencia del posible cliente. Por ello, pueden permitirse el lujo de perder unos pocos cientos de euros, pero no los 6.000€ que podría ser un préstamo personal.

¿Existen los préstamos rápidos a largo plazo?

Una vez sabemos qué es un préstamo rápido, y que son generalmente de cantidades inferiores, tendremos que definir qué es un préstamo a largo plazo.

Todos los préstamos se pagan en cuotas. Lo normal es que estos préstamos los paguemos cada mes con una cuota, ya que los préstamos personales suelen ser de cantidades bastante elevadas. No obstante, si hablamos de préstamos rápidos, las cantidades son tan bajas que normalmente se pagan en una única cuota mensual.

Aunque existen productos más flexibles, rara vez tomará más de dos cuotas pagar un préstamo de 300€. Aunque esto parezca que juegue en contra del consumidor, recuerda que el «precio» de los préstamos, lo que llamamos TAE, es un porcentaje que se calcula en base al tiempo que paguemos el crédito. Por lo tanto, cuantas más cuotas, más intereses pagaremos.

Una entidad financiera entenderá que un cliente que necesita varios meses para pagar una deuda de unos pocos cientos de euros, tienen claros problemas crediticios.

Contratar un préstamo rápido a largo plazo es una decisión generalmente bastante mala, ya que acabaremos pagando muchísimos intereses.

¿Debería contratar un préstamo rápido a largo plazo?

Entendemos que en algunos momentos podemos vernos en la puntualidad de necesitar unos pocos cientos de euros para salir de un apuro. Pero desde Top5Credits creemos en un uso ético de los préstamos, y pedir un préstamo rápido a largo plazo es una pésima idea.

Piensa que, al ser poco dinero, la TAE de un préstamo rápido suele ser muy elevada. Hablamos de más del 100% TAE; a veces llega a los 3.000% TAE. Si pagamos el préstamo en 15 días, en realidad estos números tan elevados no se traducirán en un importe muy elevado. Pero si acabamos pagándolos en 1 año, entonces ese porcentaje sí será realista. Pagar un 100% TAE es acabar devolviendo dos veces lo pedido.

Si te encuentras en esa situación, te recomendamos que optes por las siguientes opciones:

  • Si tienes facturas atrasadas, intenta negociar con el proveedor. A veces es mejor pagar las posibles penalizaciones del atraso de la factura que los intereses de un préstamo.
  • Pide prestado a amigos o familiares. Puede que si pactas un préstamo entre particulares con algunos intereses, alguien se preste a ayudarte.
  • Pide un adelanto en tu trabajo. Si tu empleador puede concedértelo, la ley te ampara.
  • Sanea tu economía. No tener un colchón para este tipo de eventualidades es un mal síntoma.