Seguro que te suena el típico trámite de hace unos años a la hora de pedir un préstamo; documentación y últimas nóminas solían ser el requisito habitual. Pero, ¿Qué pasa si estamos en el paro o hemos perdido nuestro trabajo? ¿Podemos pedir un préstamo para desempleados? Te lo aclaramos en éste artículo.

Tabla de Contenidos

Estoy desempleado, ¿Puedo pedir créditos?

préstamos a desempleados
Debido a la dura competencia en los créditos online, hoy en día las financieras ofrecen créditos incluso a desempleados.

La respuesta a esta pregunta es un rotundo si, puedes pedir préstamos siendo desempleado. En cuanto a la pregunta de si existen préstamos para desempleados, por otro lado, la respuesta es un no. A día de hoy, ninguna financiera se especializa en préstamos para desempleados.

No obstante, el mundo de los microcréditos cada vez es más competitivo. Los préstamos más rentables, como los préstamos hipotecarios o préstamos personales de varios miles de euros, son la cuota de mercado de las grandes bancas, que cuentan con una estructura financiera y posición en el mercado ventajosa.

Por ello, las nuevas empresas de créditos online, fintechs y startups que intentan competir con los peces gordos, buscan cuota de mercado donde la gran banca rechaza clientes. Apostando por nuevas tecnologías de verificación de datos pero, también, por realizar inversiones de riesgo.

Esto significa que éste tipo de créditos online pueden tener condiciones más laxas para ofrecer un crédito, no exigiéndonos tener un contrato laboral, pero ofreciendo por otro lado importes menores y una mayor tasa de intereses.

Lo más importante; tener ingresos

ingresos paro ERTE
En una economía «líquida», las financieras han aprendido que tener ingresos no siempre significa tener empleo fijo.

Como indicamos, hoy en día muchas financieras otorgan préstamos para desempleados o miembros de ASNEF con las siguientes condiciones:

  • Límites de préstamo bajo. Los préstamos para desempleados, miembros de ASNEF y demás clientes con un historial crediticio flojo suelen arriesgar con pequeñas sumas, rara vez por encima de los 1.000€
  • TAE superior a la normal. Debes entender que si estás desempleado, eres considerado una inversión de alto riesgo. Por ello, la financiera es probable que aplique tasas de interés mayores que las habituales, tanto para cubrirse de un posible impago, como siguiendo las leyes de oferta y demanda.
  • Posibles cargos extra por mora. Muchas entidades se cubren las espaldas no sólo con los intereses, si no aplicando gastos por mora. Ten cuidado con olvidar pagar los recibos a tiempo con este tipo de entidades.
  • Tener ingresos. Este requisito es indispensable. Sin ingresos nadie te dará un préstamo, por lo que si no tienes una fuente estable de ingresos, no podrás (ni deberías) contraer una deuda.

Pero para muchos la pregunta es; ¿Cómo tener ingresos estando desempleado? Estos son los tipos de ingresos que puedes obtener sin empleo y que podrán ser un escenario a tu favor a la hora de pedir un crédito:

  1. Cobrar el paro. Lo que suele suceder en la mayoría de los casos cuando perdemos un empleo es tener derecho a una prestación por desempleo. Dependiendo de la cuantía y tiempo disponible de la misma, y del importe del crédito, es posible disponer de un crédito estando en el paro.
  2. Estar en ERTE. Los ERTES son un caso excepcional. Por ello, muchas financieras pueden decidir darnos un crédito estando en ERTE.
  3. Estar Jubilado. Como con el paro, la jubilación es una prestación cuando pasamos nuestra edad laborable. Éste suele ser el escenario más viable para pedir un crédito desempleaod, ya que podemos tener una jubilación cuantiosa y es una prestación vitalicia (a diferencia del paro, que durará un máximo de dos años). No obstante, muchas financieras tienen un tope de edad para pedir créditos, no menos de 70 años.
  4. Recibir ingresos por rentas. Si tenemos propiedades que nos generan ingresos, y podemos justificarlo, es probable que las financieras confíen en nuestra capacidad de pago.
  5. Ser autónomo. Aunque ser autónomo técnicamente es ser empleado, para quienes tengan la duda, siendo autónomo no tendremos ninguna pega para recibir un crédito.

No obstante, cualquier otro motivo legal que te haga generar ingresos, puede ser motivo de aprobación de un crédito.

Compara entre las diferentes tarjetas de crédito del mercado para contratar la que más se ajuste a tus necesidades. Analizamos personalmente cada producto para que puedas consultar tipos de interés, crédito máximo y costes de mantenimiento.
Cuota anual
0 – 43€
TAE
0 – 41.98%
Límite
hasta 10.000 €
Comparamos tarjetas de crédito de hasta 10.000 euros de límite del crédito y porcentaje TAE desde el 0% al 41.98%. Como ejemplo, una compra aplazada con la tarjeta Plazo de 300€ en menos de 30 días, tendrá un coste de 0% en intereses (compras aplazadas gratis hasta los 30 días)TAE mínimo 0% – TAE máximo 41,98%. Devuélvelo en un plazo desde 1 a 12 meses.

¿Y si no tengo ningún ingreso?

préstamo sin ingresos
Si no tienes ingresos y estás en el paro, una deuda no solventará tu situación

En nuestro correo de atención al cliente, muchas veces nos encontramos con consultas como esta:

Hola Juan, estoy desesperado. Tengo una urgencia médica, no tengo trabajo pero el mes que viene seguro que empezaré en una empresa, necesito 6.000€ urgentemente a pagar en 24 meses, por favor.

Usuario ficticio

A pesar de que estos casos son tristes y nos encantaría que pudiéramos solucionarlos, por desgracia, si no dispones de ingresos y necesitas dinero, lo mejor que podemos hacer por ti es no concederte un préstamo.

Sin ingresos es muy posible que seas incapaz de cancelar tu deuda y esto sólo empeorará tu situación financiera. Y es que muchas familias se han ido a la bancarrota por adquirir más deuda de la que podían acumular. En estos casos, nunca contrates un préstamo. Sin embargo puedes optar por las siguientes opciones.

  • Acude a familiares y amigos. En España, somos de naturaleza generosa y familiar. Que no te pueda el orgullo. Si estás pasando dificultades económicas, es mejor deber un favor que deber un 3.000% TAE en intereses a una financiera.
  • Infórmate sobre ayudas y prestaciones. Existen varias ayudas estatales que podrían ayudarte. Acude a tu centro de desempleo o al portal de atención ciudadana de tu zona, ya que si no tienes ingresos, puede que alguna ayuda te sirva de impulso para poder escapar de dicha situación.
  • Acude a ONG’s. Como sucede al acudir a familiares, no te avergüences de acudir a una ONG o a la caridad si de verdad te falta para tus necesidades básicas. De vergüenza no nos morimos; de hambre y frío, sí.
  • ¿Por qué no tienes trabajo? Antes que nada, no te estamos culpando de que no tengas trabajo. La mayoría de las veces está relacionado con factores externos que no controlamos, como nos ha enseñado la pandemia. Una mala gestión de tus jefes, una profesión que se ha vuelto obsoleta o simple mala suerte son los casos más habituales. No obstante, párate a pensar si es algo que puedes solucionar. Podrías hacer cursos gratuitos para aprender una nueva profesión, cursos para mejorar tus habilidades de búsqueda de trabajo y entrevistas, o si se trata de un impedimento físico o psicológico, intentar solucionarlo primero o solicitar una pensión si eres incapaz de trabajar.

Preguntas y Respuestas

¿Cómo puedo pedir un préstamo si no tengo trabajo?

Dada la fuerte competencia de los préstamos online, es muy probable que puedas optar a un minicrédito por internet incluso estando desempleado, siempre que tengas alguna fuente de ingresos.

¿Dónde puedo solicitar un préstamo de dinero si no tengo historial crediticio?

Mientras tengas alguna fuente de ingresos, podrás optar a microcréditos que te ofrecerán sumas modestas. Eso sí, serás considerado una «inversión de riesgo» y los intereses no serán los mejores.

¿Cómo conseguir un préstamo estando en ERTE?

Tendrás que informar claramente a la financiera que estás en ERTE. Si el importe del crédito no es elevado, es posible que puedas conseguir un préstamo en ERTE.

¿Quienes ofrecen préstamos para parados?

La mayoría de financieras de microcréditos que acepten clientes en ASNEF o con un historial crediticio mejorable, podrán aceptar desempleados que cobren el paro siempre y cuando se trate de un crédito de bajo importe y a devolver a corto plazo.