Inflación

inflación

Llamamos inflación al período de tiempo en el cual, debido a diversas causas económicas, los precios de los bienes y servicios de un país aumentan. Aunque normalmente asociamos la inflación a un efecto pernicioso en la economía, esto no ha de ser así y depende por entero de si el poder adquisitivo del país también sube. Por ello, la inflación puede ser tanto positiva como negativa para un país.

¿Qué entendemos por inflación?

La inflación es un término económico para referirse a la subida de precios en un país. Decimos que la inflación es una subida abrupta ya que se suele medir en un año, y la consideramos inflación cuando es un crecimiento generalizado y estable. Si en menos de un año, el precio de los productos y servicios fluctúa abruptamente, no hablamos de inflación si no que reflejaría una economía inestable.

Por lógica, cuando sucede lo contrario (es decir, los precios bajan), hablamos de deflación. Ambos escenarios pueden ser tanto buenos o malos, y esto depende del poder adquisitivo del ciudadano.

Por ejemplo, si nuestro país sufre una inflación pero nuestro poder adquisitivo se mantiene, probablemente el país esté inmerso en una crisis económica y no es una buena noticia. Si cobramos 1.500€ y el precio de la gasolina sube de 2€ a 2,5€, sin variar nuestro sueldo, perderemos poder adquisitivo y el país se empobrecerá.

No obstante, la deflación también puede ser negativa, ya que si los precios bajan, nuestros productos y servicios perderán valor a nivel internacional, haciendo al país menos competitivo, a no ser que el consumo debido a la deflación repunte la economía nacional y la sanee.

inflación durante el 2021
La situación actual post pandemia ha ocasionado que la inflación se dispare en muchos países, además de otros factores como el Brexit.

¿Qué causa la inflación?

La inflación puede ser causada por los diferentes factores, que pueden ser negativos o positivos:

  • Inflación monetaria: Se produce cuando se emiten más divisas a nivel nacional de lo que correspondería respecto al valor de la moneda. Esta inflación suele ser causa de crisis económicas y devalúan la moneda, haciendo que se disminuya el poder adquisitivo.
  • Inflación por oferta y demanda: Cuando se genera una alta oferta y demanda, se genera riqueza, lo que estimulará la economía y causará una inflación positiva. Esto se debe a aque si crece la demanda, lo hará también la oferta, siendo el poder adquisitivo la base de la inflación.
  • Inflación por coste de materias primas: Cuando por diversos sucesos geopolíticos, una materia prima eleva su precio, se puede producir una inflación por sobrecoste. Esta inflación puede acabar siendo muy negativa, como ha sucedido con las sucesivas crisis del petróleo, en la que sucesos como guerras han aumentado el precio del crudo.
  • Inflación autoconstruida: Cuando se prevé una inflación a futuro, es posible que, para evitar una subida abrupta e inestable, se genere una inflación gradual para facilitar el tránsito.
  • Inflación generada por expectativas: Similar a la autoconstruida, en este caso se produce una inflación en base a un aumento del poder adquisitivo, como puede ser una subida del Salario Mínimo Interprofesional

Si bien casi cualquier inflación puede ser positiva o negativa dependiendo de su el valor de los productos y servicios aumenta con el poder adquisitivo, ciertos de estos motivos rara vez son positivos. Esto sucede especialmente con las inflaciones monetarias y las de costes de materias primas, que han sido las desencadenantes de muchas grandes crisis.

Otro riesgo a tener en cuenta son las burbujas financieras, unas inflaciones normalmente artificiales que están destinadas a «explotar» en cierto punto, causando grandes pérdidas; un ejemplo fue la burbuja inmobiliaria en España de principios del 2000.

Más información