Presupuesto
Definición de Presupuesto

En el ámbito económico, se denomina presupuesto a la cantidad de capital la cual se ha calculado necesaria para la realización de un proyecto. Un presupuesto puede variar desde el documento que un prestador de servicios nos presenta como cálculo del coste del mismo, a la previsión de los gastos que una persona física o jurídica puede permitirse en un período de tiempo.

Definición de Presupuesto

Técnicamente, la definición de un presupuesto es simplemente el cálculo que nos informará del capital disponible o necesario para realizar una acción. Aunque la solemos usar para referirnos a proyectos, puede ser para cualquier fin.

También es común referirse como presupuesto al documento que representa el cálculo del capital necesario para realizar un servicio. No obstante, cualquier cálculo de los ingresos y gastos y cualquier plan para encontrar un balance en ellos se considera un presupuesto.

De hecho, como puedes comprobar en el Diccionario de la Real Academia Española, el significado de la palabra es bastante amplio y puede recoger muchos supuestos:

  1. m. Motivo, causa o pretexto con que se ejecuta algo.
  2. m. Supuesto o suposición.
  3. m. Cómputo anticipado del coste de una obra o de los gastos y rentas de una corporación.
  4. m. Cantidad de dinero calculado para hacer frente a los gastos generales de la vida cotidiana, de un viaje, etc.
  5. m. desus. Propósito formado por el entendimiento y aceptado por la voluntad.
definición de presupuesto
La definición exacta de presupuesto es tan sencilla como el dinero que necesitaremos para algún fin, ya sean compras, proyectos o simplemente gastos.

Tipos de Presupuestos

Como puedes ver, existen muchísimos casos que podrían considerarse un presupuesto. No obstante, estos son los casos a los que más normalmente nos referimos como tales.

  • Presupuesto de Obra o Servicio. Muchas veces incluso aplicamos el nombre al documento que acredita este cálculo. Se trata del coste que repercutirá en un cliente la ejecución de una obra o servicio por parte de un proveedor. En el mismo, el proveedor incluirá sus costes, como compra de material o desplazamiento, así como la Mano de Obra, lo que representa la ganancia personal del proveedor.
  • Presupuesto de Gasto. Este tipo de presupuestos es muy común en organizaciones sin fines lucrativos, como pueden ser Ministerios u Organizaciones No Gubernamentales, aunque muchas empresas lo pueden aplicar a sus diferentes departamentos. Se trata del gasto máximo que una entidad puede realizar en un período de tiempo. Esto suele ser mensual, o bien en trimestres (siendo dividido en cuatro el año), o anual. Como decimos, algunos departamentos de ciertas empresas cuentan con presupuestos de gastos por ciertos períodos, pero cuando se trata de empresas que esperan un retorno económico en la inversión, estos presupuestos pueden ser más flexibles.
  • Presupuesto personal o familiar. Una práctica menos común de lo que debería. Se trata del presupuesto, normalmente mensual, que una persona o unidad familiar dispone para sus gastos personales. Si bien muchas veces es tan sencillo como esperar a pagar todos los recibos mensuales tras el ingreso de nuestra nómina, deberíamos acostumbrarnos a realizar este cálculo de ingresos y gastos para evitarnos sorpresas e intentar deducir del presupuesto una proporción para destinarla al ahorro.
presupuesto familiar
Aunque un presupuesto pueda parecer algo exclusivo de empresas u organismos, calcular un presupuesto personal o familiar es una excelente medida para nuestro ahorro.

Ingresos y Gastos

Uno de los errores más habituales a la hora de confeccionar un presupuesto, especialmente cuando hablamos de un presupuesto personal o familiar, o un presupuesto para gastos, es no calcular correctamente el balance entre ingresos y gastos que sucederán a lo largo del período presupuestado.

Por ejemplo, a la hora de confeccionar un presupuesto familiar, es común que muchas veces nos limitemos a sumar los salarios de los miembros laboralmente activos en el núcleo familiar, y restar los costes del alquiler o hipoteca y suministros. Esto nos lleva a errores de cálculo que nos facilitan un presupuesto demasiado optimista.

Recomendamos siempre deducir una parte del presupuesto familiar para el ahorro. Aunque muchos confiamos en las pagas dobles como un extra para subsanar posibles imprevistos, hay muchos gastos que no solemos incluir. Adjuntamos los más comunes que no solemos tener en cuenta a la hora de elaborar nuestro presupuesto familiar o personal.

  • Seguros anuales. Llega Diciembre y a los gastos por las navidades, se nos suma el seguro del coche o la vivienda que decidimos pagar una vez al año. Recuerda siempre este tipo de gastos y dedúcelos del mes en cuestión.
  • Gastos de temporada. En Septiembre llega la vuelta al cole. En Diciembre, las siempre caras navidades. La llegada del invierno aumenta el gasto de luz, y en verano el del agua. No te limites a realizar un presupuesto genérico cada mes, si no que deberás ajustarlo a las situaciones y gastos imprevistos de cada temporada.
  • Transporte. Ya sea el coste del abono de transporte público o el gasto de gasolina, éste es otro gasto que suele pasar desapercibido. No es nada agradable llegar a fin de mes y no disponer de presupuesto para ir al trabajo o llevar a tus hijos a la escuela.
  • Hacienda. Nunca olvides de calcular tus obligaciones tributarias, ya que de ello depende que, al fin del ejercicio tributario, acabemos pagando a la Agencia Tributaria o, por el contrario, percibiendo una compensación. Mantén tus obligaciones tributarias actualizadas para que no te veas en la tesitura de tener que devolver a Hacienda, y nunca des por sentada una devolución por su parte, por mucho que sea lo habitual en tu caso.
Al realizar un presupuesto, siempre ha de tenerse en cuenta los ingresos y gastos, ya que sólo contabilizar lo primero nos llevará a números muy optimistas.

Más información

Cantidad Solicitada
+
Comparamos préstamos de 100 a 10.000 euros con diferentes tipos de intereses, desde el 0% hasta el 390%. Como ejemplo, un préstamo de 1.000€ a un plazo de dos años, con un TAE del 79,38% tiene unos intereses de 737,61€. Cantidad total a devolver 1.737,61€.

TAE mínimo 0% - TAE máximo 390%. Devuélvelo en un plazo desde 3 a 72 meses.