Reembolso

reembolso

Un reembolso es una práctica comercial por la cual, cuando hemos adquirido un producto o servicio, recibimos de vuelta el dinero que hemos invertido en dicho bien. Normalmente, esta práctica viene acompañada de la devolución del producto cuando se trata de un producto físico no perecedero, aunque puedes recibir un reembolso por una prestación, servicio o producto por otros motivos.

Tipos de reembolsos

El reembolso que más se nos viene a la cabeza es la devolución, cuando adquirimos un producto defectuoso y lo devolvemos, o entramos dentro de una garantía. Trataremos las devoluciones más adelante; no obstante, has de recordar que existen otros tipos de reembolsos:

  • Reembolso de servicios. No todo lo que adquirimos son productos. Los servicios, como transportes o trabajos efectuados por profesionales, también pueden ser reembolsables. Con muchos de estos servicios se aplican las mismas normas que los reembolsos a productos; suelen producirse cuando el servicio no ha sido de nuestro agrado o o no ha cumplido sus promesas. Uno de los ejemplos más famosos son los reembolsos de billetes de avión cuando éstos se retrasan más de cierto número de horas.
  • Reembolso Tributarios. Dependiendo de la legislación y nuestra situación, además de cómo hayamos gestionado nuestros impuestos, podemos recibir diferentes reembolsos tributarios. Lo más clásico es la devolución de impuestos a la hora de hacer la declaración de la renta, que se produce cuando se nos retiene más IRPF de lo que debería. No obstante, muchas veces
  • Reembolsos en compras online. Similares a las devoluciones, cada día más los diferentes medios de pagos online o plataformas de ventas por internet ofrecen políticas de reembolso. Por ejemplo, PayPal ofrece su garantía de reembolso cuando efectuamos pagos a través de su plataforma, o la mediación de Ebay en las subastas. Son prácticamente devoluciones, pero en las que la plataforma de pago media y decide, en vez de el propio vendedor.
tipos de reembolso
Aunque los reembolsos nos vienen a la cabeza cuando hablamos de devolución, existen reembolsos sin la necesidad de devolver el producto.

Devolución en compras

Los reembolsos más comunes se producen cuando adquirimos un producto y éste no cumple nuestras expectativas y decidimos devolverlo para recibir un reembolso. Este tipo de devoluciones muchas veces son ofrecidas directamente por el vendedor como garantía de calidad. No obstante, cabe recordar que las devoluciones y garantías están reguladas a nivel europeo.

Si el vendedor no ofrece algún tipo de garantía extra. el reembolso de un producto siempre se podría solicitar en los siguientes puntos:

  • A nuestra voluntad dentro de los primeros 14 días tras su compra. En este caso podemos devolver el artículo por el motivo que sea, aunque esté en perfecto estado. Ya sea porque no nos gusta el color o por cualquier motivo, podemos devolverlo dentro de los 14 días desde su compra. Este periodo comienza cuando recibimos el producto, independientemente de cuándo lo hayamos pagado, y el producto ha de estar en perfecto estado.
  • Dentro de los 2 primeros años de garantía. Este supuesto está recogido siempre y cuando el producto presente defectos que no sean causados por nuestro uso. Estas garantías son responsabilidad del fabricante, si bien el vendedor debe mediar en el reembolso.

Recuerda que todo este tipo de reembolsos sólo se aplican a objetos no perecederos y cuya naturaleza permita su reuso.

Más Información