Subsidio

subsidio

Un subsidio es un estímulo económico otorgado por la Administración Pública cuyo objetivo es estimular la economía de los ciudadanos o sectores económicos, o bien para proteger colectivos desfavorecidos. En este artículo, hablaremos de los subsidios destinados a personas físicas, pero existen muchos subsidios para empresas y sectores económic.os.

Prestación por desempleo

La Prestación por Desempleo, también conocido informalmente como «el paro», es probablemente la prestación más conocida. Otorgado por el SEPE, esta renta está destinada para aquellos individuos que no tienen trabajo alguno. Su misión es garantizar al individuo una fuente de ingresos mientras busca empleo.

Este prestación es de carácter temporal, siendo dependiente de los años cotizados por el beneficiario, y es un complemento a la inserción laboral del individuo. La cuantía del mismo también está directamente relacionada con la cantidad cotizada por el beneficiario.

Hay que aclarar que prestación y subsidio no son lo mismo, ya que para cobrar cualquier prestación, ya sea la de desempleo o la pensión, hay que contribuir a la Seguridad Social, mientras que los subsidios están exentos.

La diferencia entre subsidio y prestación, es que para optar a una prestación hay que haber cotizado previamente, mientras que en los subsidios no es necesario.

Subsidio por desempleo

Muchas veces el plan de integración del SEPE no funciona como debería, y es probable que una persona agote su prestación o bien no haya cotizado suficiente pero siga siendo un colectivo que necesita estímulos financieros. Por ello existe el Subsidio por Desempleo, destinado a aquellos que por norma no deberían acceder a la prestación.

Hay 8 tipos diferentes de éste subsidio:

  • Subsidio por cotización insuficiente, destinada a aquellos que no han podido cotizar suficiente para acceder a la prestación por desempleo. Dependerá de la situación del demandante el mínimo de meses, que será de 3 a 6, necesarios para su cobro.
  • Ayuda familiar, destinado a demandantes con cargas familiares de las que hacerse cargo.
  • El subsidio para mayores de 45 años, destinado a demandantes mayores de 45 años.
  • El subsidio para mayores de 52 años, destinado a demandantes mayores de 52 años (anteriormente 55 años).
  • Subsidio para emigrantes retornados, destinado a ciudadanos de nacionalidad española que hayan vuelto del extranjero.
  • Subsidio para liberados de prisión, destinado a reos que hayan salido de la cárcel.
  • Subsidio por revisión de incapacidad, para aquellos cuya incapacidad haya mejorado y pierdan acceso a la renta por discapacidad.
  • Subsidio y Renta Agraria, destinado a trabajadores temporales del sector primario (Sólo en Andalucia y Extremadura), anteriormente conocido como el PER.

Estas ayudas suelen rondar los 400 euros, pero siempre dependerá de la situación del demandante y el subsidio en concreto.

Ingreso Mínimo Vital

Por último, la crisis del Coronavirus ha propulsado la creación del Ingreso Mínimo Vital. Este ingreso está destinado a individuos vulnerables que a causa de la crisis sanitaria han visto mermadas sus economías. Aunque el detonante de este ingreso sea la Covid-19, el carácter de este ingreso es permanente.

Este ingreso está destinado a ciudadanos con nacionalidad española en situación de vulnerabilidad, que hayan agotado o no tengan acceso a otras ayudas y que puedan demostrar su situación de vulnerabilidad.

Más información