estada piramidal
Estafas piramidales

– La Libertad Financiera, el Trading o los Ingresos Pasivos se usan cada vez más como pretexto estafas piramidales.
– Academias o cursos que se centran más en captar miembros que en las inversiones inundan la red.

Ciertamente, internet ha traído nuevas maneras de hacer dinero. La irrupción de ésta nueva tecnología ha cambiado radicalmente nuestras vidas, y surgen nuevos modelos de negocio y maneras de ganar dinero desde casa. No obstante, viejas y dudosas maneras de hacer dinero se están aprovechando de nuestra ignorancia respecto a las redes y a las finanzas; estafas piramidales que usan la inversión como pretexto. Y cada vez son más.

«¡Hola! ¿Quieres saber cómo ganar dinero sin moverte de casa?»

Seguramente has acabado escuchando o viendo uno de estos vídeos en los que un joven, normalmente con su móvil, graba un vídeo en su lujosa casa explicando cómo empezó desde la nada en el mundo de las inversiones y a día de hoy es prácticamente millonario. Poco importa que el chaval en cuestión no llegue a la treintena, que la factura del vídeo sea bastante mala o que no tenga estudios relacionados con las finanzas. Él conoce «El Método» para invertir en Forex, Trading, CFDs, «Stock Market» o cualquier concepto financiero que nos suene a algo pero no conozcamos en profundidad.

Si caemos en una de estas estafas, acabaremos pagando una suscripción por un curso, en el cual se nos enseñará ese «método». Pero realmente veremos que ese método se trata de la antigua estafa piramidal; captar a más miembros para el curso, ya que se nos comisionará por miembro, hasta poder cubrir nuestra cuota y luego ganar dinero. Los conocimientos financieros toman entonces una irrelevancia, si es que se nos llega a explicar algo.

Este tipo de estafas cada vez son más comunes. El mundo de las inversiones se empieza a democratizar, pero aun es un gran desconocido. Los productos de alto riesgo, como las criptomonedas, Forex o prácticamente cualquier producto con alta rentabilidad pero también alto riesgo de pérdida, se nos venden como la panacea. Lo cierto es que, si esos profesores, tutores o instructores realmente ganaran tanto dinero, no necesitarían (o tendrían tiempo) para dar sus cursos.

Las estafas piramidales dicen vender un producto, pero donde al final generan ganancias es en cobrar cuotas a nuevos miembros, y que éstos a su vez busquen lo mismo, haciendo que sólo la cúspide de la pirámide llegue a enriquecerse.

Muchos cursos = sector saturado

Más tarde entraremos en el funcionamiento de estas estafas. Pero el primer signo que te ayudará a reconocer estas estafas y otras es un principio básico: los chollos no existen. Y si existen, no se comparten.

Pongamos que uno de estos estafadores es, en efecto, millonario debido a su método de trading. Seguramente sus inversiones sean a productos de alto riesgo, que requieren su inversión a corto plazo; un cortoplacismo frenético que requeriría que el inversor pasase horas monitoreando el mercado financiero para saber cuándo comprar y cuándo vender. ¿Cómo es que tendrá tiempo para preparar cursos, darlos, grabar vídeos, contactar con posibles alumnos por redes sociales y encima asesorarnos las 24 horas del día en un grupo de WhatsApp o Telegram? Por que su negocio son los cursos. No las inversiones. Por lo cual, los conocimientos que podrá darte serán, como mucho, básicos.

Esto sucede también con otros sectores. Es más, este tipo de cursos o academias son impartidos por «profesionales» cuya única profesión es el engaño; no sólo saben sobre trading, si no cobre criptomonedas, seducción, autorrealización… prácticamente cualquier sector en los que podamos estar realmente desesperados. Y por ello es por lo que estas estafas, además, son prácticamente sectas.

Más una secta que una academia.

En muchas ocasiones, estas estafas relacionadas con las inversiones actúan como sectas, aislando a sus miembros de su entorno y dándoles una nueva «familia».

Lo más inquietante de estas estafas es que, a diferencia de otro tipo de estafas en las que simplemente perdemos dinero y puede que algo de autoestima y confianza al sentirnos engañados, con las estafas piramidales se crea un sistema de dependencia a la misma que es tan vieja como la misma religión; y es que este sentimiento de familia y fe ciega es más digna de una secta que de un negocio.

¿Sabes por qué el vídeo o el perfil con el que te intentan captar es un joven, muchas veces menor de edad? Por lo sencillo que resulta engatusar a un adolescente para que crea ciegamente en su nueva «familia». Y es que estos cursos, academias o clubes funcionan como un culto religioso; un líder carismático imparte una creencia ciega entre sus súbitos, a los que promete un paraíso, financiero en este caso, a cambio de seguirle ciegamente.

Y es que estas estafas siguen el manual de una secta al pie de la letra; buscan víctimas vulnerables, las apartan de sus círculos familiares y de amistad para darles una nueva familia en las que se sientan incluidos, prometen algo que, de no conseguirse, es por nuestra falta de fe, y como la gran diferencia entre una religión y una secta, por el camino se quedarán con nuestras riquezas y voluntad.

Esto hace a estas estafas especialmente peligrosas, ya que no solo vaciarán nuestros bolsillos, si no que nos crearán dependencia a ellas y afectarán fuertemente en el terreno psicológico, ya que a diferencia de otras estafas, éstas quieren parasitarnos de por vida gracias a generarnos dependencia.

Las estafas piramidales son fáciles de prevenir si sabemos cómo funcionan, independientemente de lo que nos quieran vender como su método.

Consejos para no caer en una estafa piramidal

Sean estafas piramidales relacionadas con el trading y las inversiones, como cualquier otro tipo de estafa piramidal basadas en academias, clubs o cursos, te damos consejos para que no caigas en ellas:

  • Acude a cursos oficiales. Especialmente el sector financiero está fuertemente regulado por motivos de peso, y éste es uno de ellos. Un asesor financiero ha de tener un título oficial homologado por las autoridades, para evitar que gente sin escrúpulos se aproveche de nuestra ignorancia. Además, en el mundo financiero, puede que además de ser estafados, se nos acaben impartiendo lecciones de inversiones ilegales en nuestro país.
  • Verifica los conocimientos de tu instructor. Especialmente si son profesionales de todo (márketing, trading, seducción, coaching…), es muy difícil que sean verdaderamente profesionales titulados. Recuerda que un asesor financiero ha de tener un título homologado. Tampoco te limites a tirar de Google; muchos de estos embusteros tienen como única profesión el márketing digital y pueden posicionar bien sus estafas en internet, con falsos testimonios. Acude siempre a fuentes oficiales.
  • Desconfía de métodos perfectos. No existen fórmulas mágicas que nos hagan ricos de la noche a la mañana. Sin esfuerzo, tiempo o conocimientos, no nos vamos a hacer ricos. Por ejemplo, aquellos que se enriquecieron con las primeras burbujas de criptomonedas, lo hicieron o por azar o por ser conscientes del potencial de las mismas. Y si existiesen estos métodos, por seguro que nadie necesitaría cobrar por enseñarlos.
  • Evita discursos que te hagan sentir culpable. Estas estafas incurren en una paradoja; prometen dinero fácil pero a la vez te culpabilizan si no lo consigues. Te harán sentir culpable si no puedes pagar sus cuotas de membresía. Esto no es más que el clásico funcionamiento de las sectas; culpabilizar a la víctima. Si uno de estos cursos no funciona, seguramente no sea tu culpa.
  • Escucha a tus amistades y familiares. Puede que muchas veces nuestros allegados no entiendan nuestras decisiones. Pero si todos coinciden en que puede que estés obsesionándote con un curso, que estás siendo estafado y encima tus instructores te instigan a alejarte de las voces críticas, como mínimo desconfía. Muchas veces necesitamos a nuestros seres queridos para que nos den perspectiva de nuestros problemas, ya que cuando nos sumimos en relaciones tóxicas (y una secta o estafa piramidal lo es), nos puede costar verlo si estamos demasiado sumidos en ellas.
Cantidad Solicitada
+
Comparamos préstamos de 100 a 10.000 euros con diferentes tipos de intereses, desde el 0% hasta el 390%. Como ejemplo, un préstamo de 1.000€ a un plazo de dos años, con un TAE del 79,38% tiene unos intereses de 737,61€. Cantidad total a devolver 1.737,61€.

TAE mínimo 0% - TAE máximo 390%. Devuélvelo en un plazo desde 3 a 72 meses.