La Historia del Dinero

historia del dinero

Definimos como dinero una representación física o digital de un valor o riqueza que poseemos. Desde el punto de vista de su definición económica, el economista Gustav Cassel lo definía como «todo medio de pago generalmente aceptado y reconocido, es dinero». Esta definición es mucho más vaga que su definición jurídica, que lo reconoce como «una unidad ideal de valor creada por un Estado y sus medios de pago».

Origen del dinero

Aunque durante mucho tiempo se ha mantenido que el primer sistema económico era el trueque, cada vez se apunta a nuevos sistemas pre económicos, como la economía del obsequio. Lo cierto es que es difícil saber qué sistema o sistemas precedieron al dinero; lo único cierto es que los intercambios o necesidades se realizaban en base al mismo bien.

Es decir, si necesitábamos vacas o comida, o bien lo intercambiábamos por bienes que nosotros poseyéramos (como afirman los defensores del trueque) o bien se nos obsequiaba con dicho bien (como afirman los defensores de la economía del obsequio). Lo más probable es que ante del dinero, simplemente, cohabitaban diferentes maneras de adquirir bienes ajenos mediante sistemas de trueque, favores o rituales. Lo que tenían en común era la ausencia de un intermediario que representara nuestra riqueza.

Quizá como evolución lógica de estos sistemas, sobre la Edad de Bronce (hace unos 3.000 años), gracias a que el ser humano comienza a descubrir técnicas de metalurgia para fundir y moldear los metales preciosos, este tipo de materia prima, por su escasez, trabajo y belleza, empezó a representar la riqueza de un individuo. Conseguir estos metales tomaba tiempo y esfuerzo, por lo que se daba por sentado que quien los había adquirido tenía poder. De manera consecuente, ese «poder» fue transferido al objeto en sí, aportándole un valor económico.

Es con la metalurgia cuando los metales preciosos (oro, plata, cobre…) empiezan a imponerse como el bien más codiciado, siendo el antecesor de las monedas.

monedas y metales preciosos
La metalurgia propició que los metales preciosos se convirtiesen en el bien más preciado, debido a lo complicado de su recolección y trabajo.

El principal medio de intercambio

Tendremos que esperar un tiempo hasta que el valor de los metales preciosos empieza a representarse en un objeto cuyo finalidad es simplemente ser un medio de intercambio; la acuñación de monedas. Antes de las monedas, no obstante, se empezó a usar un curioso sistema en China basado en las miniaturas, alrededor del 1.100 Antes de Cristo. Este sistema usaba miniaturas de los bienes a adquirir en metales preciosos. Por ejemplo, si queríamos adquirir un caballo, debíamos poseer una miniatura del caballo en oro.

Las monedas, aunque se usaban de manera marginal, no se establecen del todo hasta el año 600 Antes de Cristo en el Reino de Lidia, en la actual Turquía. Esta moneda no era ni de oro, ni de cobre ni de plata; era de una aleación conocida como electrum, mezcla del oro y la plata.

Tras este gran invento en Asia Menor, el uso de las monedas se popularizó en el resto de reinos, imperios y repúblicas; la moneda más relevante del mundo antiguo fue el denario romano, y es que la extensión de este imperio y su afán por «civilizar» los territorios que conquistaba hizo que las naciones, aunque acabasen independizándose del Imperio Romano, acabasen adoptando sus tradiciones, como la acuñación de monedas.

denarios romanos
Las primeras monedas nacen en Asia Menor, en el Reino de Lidia, la actual Turquía, en el 600 Antes de Cristo.

El nacimiento del papel moneda

Hasta el nacimiento del papel moneda, el sistema monetario era simple. Todos los sistemas económicos cuyos Estados acuñaban monedas se regían por la ley de que el valor del metal con el que se fabricaba la moneda representaba el valor de la divisa en sí. Con esta simple lógica, siguiendo el Patrón Oro, una moneda de oro tenía más valor que una de plata, y una de plata más que una de bronce.

El papel moneda, el dinero papel o los billetes nacen, de nuevo, en China. Y es que el gigante asiático es una de las puntas de lanza en innovación económica durante toda la historia. Sucede en el año 700 Después de Cristo durante la Dinastía Tang, un vasto imperio que se vio forzado a idea un sistema por el cual pudiesen evitar usar carretas cargadas con ingentes cantidades de monedas, con su consecuente peso.

Por ello, emiten los primeros billetes, que eran una representación de crédito en sus inicios, una especie de préstamo del Emperador más que una representación del valor. Míralo como si el Emperador de la Dinastía Tang emitiese unos pagarés físicos a sus súbditos. Con el tiempo, estos títulos de crédito empezaron a tomar el mismo valor de la divisa en sí, naciendo de esta manera los billetes.

papel dinero
Close up of old ancient coins on wooden background in candle light, with grunge texture effect. Source file of texture included

Criptomonedas; ¿Los nuevos metales preciosos?

Tras siglos de convivencia entre las monedas y los billetes, la nueva gran revolución del dinero la producirían los sistemas digitales. En los 60 y 70, con la irrupción de la informática y los cajeros automáticos, luego en la década de los 80 con el auge de las tarjetas de crédito, cada vez más disponer de dinero físico se convertía en una molestia.

Con el tiempo, nuestra economía pasa más tiempo siendo ceros y unos en una pantalla que muestra nuestra cuenta bancaria, que siendo físicamente monedas y billetes. Es por ello por lo que la siguiente revolución parece estar empezando: las criptomonedas.

En un mundo donde los sistemas informáticos simplemente representan nuestro poder adquisitivo, se hacía imperante crear un sistema que estandarizase las divisas a nivel digital. Por ello, la misteriosa figura de Satoshi Nakamoto, pseudónomio del desconocido creador del Bitcoin, crea la primera moneda digital en 2009.

Anteriormente, el dinero seguía siendo físico, pero pasaba más tiempo representado en sistemas digitales que existiendo físicamente. Las criptomonedas crean una «realidad digital» para las divisas, siendo una serie de datos que representan la moneda en sí, la hacen irreplicable digitalmente y totalmente segura.

Aún estamos lejos de adoptar la tecnología «blockchain» como el estándar del dinero hoy en día. Pero lo que es cierto es que el futuro del dinero es digital o no será.

criptomonedas
A pesar de que aún son un tanto desconocidas y más una inversión cortoplacista, las criptomonedas apuntan al nuevo sistema de divisas.