«Necesito dinero»: Cómo y cuándo

Necesito Dinero

Hay muchas circunstancias que nos pueden llevar a la necesidad urgente de dinero. Esta necesidad, por supuesto, no debería ser un hábito, ya que en ese caso significaría que estamos gestionando mal nuestra economía. No obstante, hay momentos justificados de nuestra vida en los que nos podemos ver sumidos en dicha circunstancia. Y no suele ser algo agradable.

Puede que nuestra mascota haya enfermado y no pueda esperar a nuestro salario para acudir al veterinario. O puede que tengamos una oportunidad de adquirir algún bien o producto que, si pasa el tiempo, será totalmente inaccesible (una buena oferta o un vehículo de segunda mano que no esperará por nosotros). Sea cual sea el motivo, es una realidad que esto puede suceder.

Lo ideal siempre sería contar con un buen colchón de ahorros. No obstante, muchas veces nuestra economía no nos lo permite, o puede que ese colchón no nos llegue. Lo que debemos tener claro es que estas situaciones de urgencia deberían ser escasas y no provocar, a la larga, una situación peor. Es decir, no tiene sentido pedir un micropréstamo a gran interés por comprarnos un capricho por no querer esperar unas semanas.

¿Urgencia o derrochar?

A la hora de valorar si necesitas dinero urgente o no estás gestionando bien tu economía, has de comprobar varios aspectos. En primer lugar, hay que valorar si realmente ese dinero puede esperar o no. Si vamos a acabar pagando intereses o malgastando tiempo por pura impaciencia, hablamos de derroche.

También conviene saber si el coste de obtener ese dinero rápido o préstamo urgente nos compensa, ya que nada es gratis. Puede que esa oferta que no queremos perdernos, si le sumamos los intereses del crédito, supere incluso el artículo sin rebajar.

Por supuesto, tendremos que aprender a valorarlo. Un ejemplo de situaciones donde el dinero rápido no sería tan urgente, serían comprarse el último videojuego justo en su fecha de salida, no llegar nunca a fin de mes debido a una mala gestión de nuestro dinero, pagar la entrada a una fiesta a la que realmente no nos podemos permitir ir… este tipo de situaciones no son urgentes, ya que la urgencia es debido a la impaciencia o mala gestión.

Por supuesto esto tampoco significa que no necesitemos dinero rápido urgente a no ser que sea motivo de vida o muerte. Puede sea Black Friday y haciendo cálculos hayas descubierto que incluso pidiendo un micropréstamo y abonando sus intereses, ahorrarás si compras todo el equipo de esquí que necesitas, o comprar la casa de tus sueños antes de que alguien se adelante. Si haces los números y ves que puedes asumir estos gastos o incluso ahorrar, podemos decir que la urgencia es justificada.

Por supuesto, cada caso es diferente. Hay casos claros como las urgencias médicas o de impago, o cuando el préstamo y sus intereses no superan lo que ahorramos si compramos cuanto antes. Otros tendrás que aprender tú a valorarlos. Quizá ese objeto de segunda mano que quieres adquirir no es tan valioso ni saldrá volando por esperar unos días. Tendrás que mantener la cabeza fría y no dejarte llevar por tus emociones.

no tengo dinero
Si no tienes dinero y necesitas tenerlo rápido, puedes sopesar varias opciones.

Cómo conseguir dinero rápido

Si ya has valorado bien y sopesado tu situación y has decidido que realmente necesitas dinero rápido, lo más lógico será acudir a algún producto crediticio o financiero que te lo pueda proporcionar. Piensa siempre que a menos cantidad que necesites, más probabilidades tendrás de que se te conceda de forma rápida y sin papeleos.

Dinero en el acto con Micropréstamos

Esta suele ser la forma más rápida y sencilla de obtener pequeñas cantidades de dinero. Además, la ventaja de este sistema es que muchas financieras, para fidelizar clientes, ofrecen un primer crédito al 0% de intereses. Este primer préstamo gratis no suele exceder los 300€, pero es una buena opción si no necesitamos más.

Los Micropréstamos son, además, la forma más rápida de conseguir dinero rápido y cómoda. Mediante unos cuantos clicks y sin papeleo, puedes tener el dinero en tu cuenta, a veces en apenas 15 minutos. Por contra, los intereses de estos préstamos suelen ser altos (aunque recordamos las primeras ofertas al 0%), y suelen necesitar devolverse en plazos cortos de un mes.

Crédito instantáneo con Tarjetas o Líneas de Crédito

Otra alternativa al préstamo rápido son las líneas o tarjetas de crédito. Aunque técnicamente siguen siendo un crédito al consumo, se caracterizan al ser preacuerdos en los cuales el usuario siempre tiene cierto límite de dinero a crédito disponible mensualmente. Normalmente, esta línea va asociada a una tarjeta, la famosa tarjeta de crédito.

Las ventajas de este sistema es que siempre tendremos ese dinero disponible sin tener que tramitar nuevos préstamos y de manera inmediata, y muchas veces si pagamos la deuda al mes siguiente, nos ahorraremos incluso todos los intereses. El lado negativo es que tendremos que pasar por su contratación, proceso no tan rápido como pedir un micropréstamo, y que sus intereses pueden ser muy altos si no pagamos al mes siguiente. Además, muchas personas pueden caer en una espiral interminable de deuda.

Adelantos o Descubiertos de Cuentas Bancarias

La tremenda competencia de hoy en día ha hecho que las cuentas bancarias, especialmente las online, hayan tenido que ponerse las pilas ofreciendo condiciones cada vez más atractivas. Así pues, beneficios que antaño estaban reservados para clientes VIP, ahora están al alcance de cualquiera. Numerosas cuentas bancarias ofrecen adelantos por un módico precio o incluso gratis, y también el servicio de Descubierto, mediante el cual si la cuenta es cargada con un recibo y no hay dinero, el banco lo abonará y reclamará al cliente en cuanto ingrese dinero en la cuenta.

La comodidad es la principal ventaja de este producto ya que no tendrás que preocuparte de gestionar nada y en tal caso, probablemente sea online. Por contra, muchos bancos necesitarán una cierta antigüedad para ofrecer estas ventajas, y nunca tendremos disponible más dinero que el de nuestra siguiente nómina o el importe de los recibos.

Otras maneras de conseguir dinero rápido

Si necesitas dinero pero no quieres acudir a una financiera, debes de ser consciente de que las otras alternativas son bastante más complicadas. Recuerda que muchos bancos y prestamistas ofrecen préstamos personales con ASNEF, por lo que ser parte de dicha lista de morosos no tiene por qué ser un impedimento.

Si aun así no quieres endeudarte con ninguna entidad, tienes algunas otras opciones. La más inmediata es pedir dinero a algún amigo o familiar, el cual podrás formalizar mediante un contrato de préstamo entre particulares si necesitas dar garantías. Lo que siempre deberías evitar son prestamistas privados sin ningún tipo de registro legal. ¡Y menos si se apellida Corleone!

Otra opción es hablar con tu jefe y pedir un adelanto de tu nómina. Si tienes buena relación con tu empleador, no debería suponer un problema y te ahorrarías comisiones, claro que las políticas de cada compañía son diferentes y pueden limitar tus opciones.

Valora hacer alguna actividad laboral de economía compartida, como puede ser conducir un vehículo de carsharing, rodéate de perros haciendo dogsitting o haz de mensajero de alguna aplicación de entregas. Por un lado estás ganando ingresos extra honradamente (huye del trabajo en negro), por contra, sacrificarás tu tiempo y no hay inmediatez asegurada.