A la hora de pedir un préstamo, tenemos que tener muchos factores en cuenta para asegurarnos que podremos realizar la devolución sin problemas. Y elegir la cuota es una de las claves. Aunque el primer impulso sería pagar una cuota baja, ¿Es siempre recomendable pedir un préstamo a largo plazo? te sacamos de dudas.

Tabla de Contenidos

Préstamo a largo plazo; pros y contras

Los préstamos a largo plazo se suelen a aplicar a grandes sumas de dinero.

Cuando hablamos de pedir grandes importes, ya sea un préstamo personal para un proyecto de gran envergadura o un préstamo hipotecario, lo más normal es que acabemos pidiendo un préstamo a largo plazo.

Alargar en el tiempo el préstamo tiene la función de proporcionarnos una cuota mensual mucho menor que si pagásemos el préstamo en el menor tiempo posible. Cuando hablamos de decenas o cientos de miles de euros, es algo casi inevitable, habiendo hipotecas de hasta 40 años.

Estos préstamos, además, suelen ofrecernos una TAE inferior. Esto es debido a que la TAE es un índice anual, lo que significa que es lo que pagaremos respecto al préstamo cada año, no en total. Por ello, cuanto más se demore el crédito, más pagaremos, aunque la TAE sea menor.

Por ello, este tipo de préstamos tienen como ventajas una menor cuota y una TAE menor, pero por contra, acabaremos pagando más intereses, ya no sólo por alargarlo en el tiempo si no por el importe a solicitar.

Préstamo a corto plazo; ventajas y desventajas

Los créditos a corto plazo se aplican especialmente a créditos urgentes.

Cuando contratamos un crédito a corto plazo, generalmente vamos a ahorrar mucho dinero en intereses. SI bien la mayoría de créditos a corto plazo son microcréditos rápidos que devolverás en cuestión de días, su tasa de interés suele ser mucho más elevada.

Si tenemos mentalidad ahorradora, seguramente intentaremos devolver el préstamo lo antes posible ya que a menor plazo de devolución, menos gastos en intereses. Claro que no siempre es posible.

Igualmente, las financieras no se arriesgan y los créditos a partir de cierta cuantía no nos dejarán devolverlos en menos de una cantidad mínima de plazos. Recuerda que siempre podrás amortizar parcial o totalmente el préstamo.

Además, la mayoría de préstamos rápidos ofrecen el pago de la deuda en una sola cuota, cuando hablamos de créditos de menos de 300€, por lo que tendremos poco margen para aplazarlo.

¿Qué oferta elegir?

Elegir entre un préstamo a largo plazo o a corto dependerña de muchos factores.

Dependiendo del caso, te puede interesar tomar un préstamo a largo plazo o a corto plazo. Has de tener varios factores en cuenta, que pasamos a explicarlos.

Deberías pedir un préstamo a largo plazo si:

  • Tus ingresos pueden variar. Así, bajarás la cuota y no estarás asfixiado por la deuda.
  • Se trata de un importe alto. Pagar cuotas surrealistamente altas puede meternos en un apuro y acabar forzándonos a tomar luego un préstamo de reunificación de deudas.
  • Realmente no puedes pagar una cuota mayor. No contrates la cuota más baja simplemente prque puedas. Acabarás gastando mucho más en interees.

No obstante, deberías pedir un préstamo a corto plazo si:

  • Se trata de una puntualidad. Puede que necesites 150€ para mañana y cobres en tres días. En tal caso, lo mejor es liquidarlo cuanto antes.
  • Se trata de bajo importe. Endeudarse por meses por una cantidad de menos de 1.000€ nos llevará a pagar muchísimos intereses.
  • La cuota es muy pequeña. Si el plazo ofrecido por el prestamista te devuelve una cuota que podrías subir, deberías intentar ajustarla hasta un importe que estés cómo pagando, pero te ahorre número de cuotas.

Preguntas y Respuestas

¿Qué es un préstamo a largo plazo?

Se trata de préstamos que devolveremos en un plazo de mínimo 6 meses, y suelen aplicarse a préstamos personales de más de 3.000€ o hpotecas. Tienen una TAE baja, pero al tener más cuotas, pagaremos más en cuanto mayor sea el número de cuotas.

¿Cuándo pedir un préstamo a largo plazo?

Pide un préstamo a largo plazo si la cantidad es tal que, si lo devuelves a corto plazo, la cuota se hace inasumible para tus ingresos regulares.

¿Qué es un préstamo a corto plazo?

Se trata de préstamos urgentes, generalmente de menos de 1.000€, a devolver entre 15 días o 3 meses. Suelen tener una única cuota, o no más de tres, además de tener altas tasas de intereses.

¿Cuándo pedir un préstamo a corto plazo?

Si se trata de una puntualidad que estás seguro que podrás asumir, o cuya cuota es tan baja que podrías duplicarla sin ahogarte en deudas, deberías acortar el plazo de tu préstamo lo máximo posible.