Subrogación de Hipoteca

hipoteca subrogada

La subrogación de hipoteca es una operación que te permite mejorar las condiciones de tu hipoteca actual. Este tipo de operación se puede hacer de varias formas, y en ocasiones tiene algún coste, por lo que es fundamental valorar cuándo subrgar nuestra hipoteca nos supone un verdadero ahorro.

Cómo subrogar tu hipoteca

Para subrogar tu hipoteca, tienes a tu disposición varias opciones:

  • Negociar con tu banco. Antes de intentar cambiar de acreedor (banco) o deudor (titular de la hipoteca), siempre te recomendamos que intentes negociar con la entidad financiera actual con la que tengas el contrato. Aunque técnicamente no es una subrogación de hipoteca, puedes mejorar tus condiciones.
  • Cambiar de entidad financiera. Éste es el movimiento más común. Muchas financieras tienen productos específicos destinados a captar a clientes de otras entidades, que mejoran mucho las condiciones actuales.
  • Cambiar de titular. Menos utilizado, este movimiento se realiza cuando otra persona decide tomar cargo de la deuda. En caso de que el historial crediticio de esta persona sea mejor, la entidad puede modificar el contrato para ofrecer mejores condiciones. Esto es habitual entre parejas y familias.

¿Qué mejoras trae la subrogación de hipoteca?

Cuando subrogamos nuestra hipoteca, podemos esperar las siguientes mejoras:

  • Tipo de interés: Es la mejora más buscada, ya que nos permitirá pagar menos comisiones
  • Duración del préstamo: En caso de que nuestros ingresos hayan mermado, podemos desear alargar nuestro préstamo para poder asumir una cuota menor

Como ves, algo que la subrogación de hipotecas no contempla es ampliar el importe. Para ello, tendremos que cancelar la hipoteca y asumir una nueva, con todos los gastos asociados.

Diferencias entre Subrogación de Hipoteca y Cancelación

Muchas veces, una cancelación de hipoteca se confunde con una subrogación, pero no son lo mismo.

Cuando cancelamos una hipoteca, perdemos la antigüedad del contrato y las ventajas que podrían venir asociadas. Además, nos haremos cargo de los costes de cancelación y, al abrir una nueva hipoteca, tendremos que hacernos cargo de los gastos asociados a la nueva operación.

En cambio, cuando subrogamos la hipoteca, los costes son siempre los mismos: un máximo del 0,50% durante los primeros 5 años y de 0,25% el resto de años. Incluso, dependiendo de la entidad, puede no haber ningún gasto asociado. Recordemos que el fin de esta operación es atraer clientes.

¿Cuándo debería subrogar mi hipoteca?

Como has comprobado, la subrogación de una hipoteca siempre tiene costes asociados. Aunque cancelarla siempre será más caro, deberás meditarlo cuándo te sale a cuenta realizar este movimiento.

Si cambias de banco, tendrás que asegurarte de que sus condiciones son realmente buenas. Una leve mejora puede que ni siquiera amortice los gastos asociados. Y, si cambias de deudor, por supuesto ha de ser una persona de confianza.

Más información