Fondos Buitre: ¿Qué y cuán malos son?

fondos buitre

La crisis del 2008 acabó hace más de 10 años, pero muchos fantasmas siguen sobrevolando, y nunca mejor dicho, nuestra economía. Uno de esos rapaces que sigue sin haber abandonado el país son los fondos buitre, un término que todos conocemos y hemos oído infinidad de veces, pero pocas veces sabemos exactamente a qué se refieren con ellos.

Puede que hayas investigado un poco, y hayas llegado a la explicación fácil: hablamos de un tipo de capital de riesgo o fondo de inversión libre. Pero quizás te has quedado igual; no te preocupes, pues en Top5Credits.com te lo explicaremos paso a paso.

Fondos de inversión de alto riesgo

Si sabemos que los fondos buitres son fondos de inversión, pero no sabemos exactamente qué es esto, de poco nos sirve la información. Pues bien: un fondo de inversiones es una institución formada por varias entidades que invierten su dinero de forma común en diferentes inversiones. De manera simplista, es un grupo de inversores que destina cierto capital a un tipo de inversión común.

Sabiendo esto, debemos saber también que los fondos buitre son un fondo de capital de alto riesgo. Esto significa que este tipo de fondos de inversiones se especializa en inversiones de alta volatilidad; esto significa, mucha ganancia potencial pero con bastantes riesgos a que algo «salga mal». Un ejemplo de este tipo de inversiones de alto riesgo es la inversión en criptomonedas, donde se pueden ganar amplios márgenes económicos pero sus subidas y bajadas son constantes, por lo que también podemos perderlo todo.

Como ves, este tipo de fondos de inversión no tienen por qué ser malos. Es más, el inversor comúnmente es quien sale mal parado. Ejemplos de cómo este tipo de inversiones pueden ser beneficiosas es cuando un fondo de inversión de alto riesgo decide invertir en una start up o algún tipo de proyecto con pocas garantías de éxito.

Cómo funcionan los fondos buitre

Como decimos, un fondo de alto riesgo no es malo. Pero la diferencia de los fondos buitres del resto de fondos de alto riesgo es que se especializan en adquirir deudas de instituciones en apuros financieros para ser ellos quienes la reclamen. Es por ello por lo que se les llama «buitres», ya que como los buitres sobrevolando animales moribundos, estos fondos investigan instituciones casi en quiebra esperando el momento oportuno para comprarla. Y eso, en ocasiones, incluye la deuda soberana; o lo que es lo mismo, la deuda de los países.

Un fondo bastante conocido en España e internacionalmente es el fondo Cerberus, que se hizo con una cartera de 574 millones de euros en activos fallidos correspondientes al Banco Liberbank, surgido de la reestructuración de las Cajas de Ahorro españolas tras la crisis del 2008, esperando obtener 21,3 millones de euros de beneficio. Dichos activos fueron comprados a precios bastante bajos debido a la situación.

¿Son malos los fondos buitre?

En el ejemplo anterior, hablando de Cerberus, puede parecer que son una entidad sin escrúpulos. Cuando hablamos de deuda pública y aprovecharse de la situación de crisis de las entidades, es normal pensarlo. No obstante, hay que recordar que Cerberus también ha conseguido comprar gigantes como Chrysler y Avon cuando han estado a punto de quebrar y reflotarlas de nuevo.

No obstante, cuando se trata de deuda pública, hasta el G20 critica su manera de subsistir. Hay que tener en cuenta que al ser un capital de alto riesgo, al comprar la deuda, intentarán amortizarla de la manera más rápida posible. Y cuando se habla del tejido social de una deuda comprada a un banco o a un Estado, esto se traduce en peores condiciones económicas para la población, que pueden dañar la economía nacional. Al ser entidades supranacionales, los fondos buitre no estarán interesados en cómo evoluciona la economía local, si no en cobrar su deuda.

Por otro lado, los inversionistas de los fondos son acusados de provocar las crisis. Muchas crisis se provocan precisamente por el recelo de mercados e inversionistas, paralizando las bolsas locales. Aunque sigue siendo una teoría de la conspiración, muchos acusan a los mismos inversores de los fondos buitre de ser los responsables de ocasionar crisis estatales para poder comprar la deuda a precio barato.