Financiación para particulares
Financiación para particulares

Si eres un particular y necesitas financiación, existen muchas maneras de conseguirla. No sólo acudiendo a la financiación directa de los productos que querramos adquirir, cualquier tipo de préstamo a particulares podrá ayudarte. Te explicamos cómo y qué alternativas existen.

Tabla de Contenidos

Principales maneras de financiación para particulares

Normalmente, siendo un particular, lo más rápido es pedir un préstamo personal.

Si somos un particular, la principal fuente de financiación que la mayoría de las veces encontramos son los préstamos personales. Y es que la palabra financiación es casi sinónimo de préstamo.

Por ejemplo, cuando compramos un coche o un equipo informático, muchas veces el mismo vendedor nos ofrece la opción de financiar la compra. Aunque tengamos la sensación de que simplemente estamos «pagando a plazos», realmente hemos contratado un préstamo, ya sea (comúnmente) con una entidad financiera a parte que colabora con el vendedor (como suele hacer Cetelem), o con la misma entidad vendedora.

Por ello, podemos decir sin duda que los préstamos personales son la principal vía de financiación para los particulares. No obstante, estos pueden ser de diferentes tipos:

  1. Préstamo ofrecido por banco o financiera directamente. Es cuando pedimos un préstamo directamente al banco o a la financiera por un importe igual o similar al producto o proyecto que queremos financiar. Como ventaja, podemos elegir las condiciones más flexiblemente y escoger la financiera o banco que prefiramos, pero por contra es más engorroso, tendremos que pedir por norma un poco más o un poco menos del importe exacto y normalmente tienen mejores condiciones.
  2. Financiación ofrecida por banco o financiera a través del comercio. Lo que se conoce como financiar o pagar a plazos un producto, no es más que un préstamo gestionado por el vendedor. Aunque suelen tener mejores condiciones que los préstamos pedidos al banco, no siempre son la mejor opción.

¿Qué quieres financiar?

consejos para financiar tu coche
Dependiendo del proyecto o bien a financiar, existen varias opciones de financiación.

En el punto anterior hemos hablado de compras en general. Cualquier compra de un importe considerable es susceptible a tener diferentes opciones de financiación. No obstante, los productos varían especialmente y a veces necesitaremos más bien una financiación para un proyecto.

Los tipos de financiación a los que un particular puede optar son los siguientes:

  • Financiar una compra. Normalmente cuando compramos objetos caros como electrodomésticos, equipos informáticos, audiovisuales o muebles. Estos pueden ser financiados a través del vendedor o con un préstamo al consumo.
  • Financiar un vehículo. Otra opción bastante popular es comprar un coche a plazos. Lo más común es acceder a la financiación del concesionario o la misma marca, pero existen los préstamos para coches como alternativa, o incluso préstamos institucionales como el Plan MOVES.
  • Financiar la compra de una vivienda. Esta es una de las pocas opciones que es casi imposible encontrar una alternativa a la banca. Las hipoteca son, tras los préstamos para empresas o instituciones, el producto financiero con mayores cantidades, por lo que está fuertemente regulado y para comprar una vivienda, a parte de ahorrar, nos tocará pedir una hipoteca al banco.
  • Financiar una actividad económica. Aunque normalmente pensamos que sólo las empresas necesitarán préstamos para sus negocios o actividades económicas, como particulares podemos pedir desde préstamos pensados para autónomos hasta buscar financiación estatal en préstamos como los préstamos ICO.
  • Financiar una reforma. Uno de los proyectos que más nos suele requerir una financiación es reformar el hogar o parte de ella, debido a sus grandes gastos. Normalmente la mejor opción es pedir un préstamo para reformas.
  • Financiar una boda. Otro de los momentos más importantes de nuestra vida que, debido a los elevados costes, puede requerir que necesitemos financiarlo. Las opciones son, o bien financiarlo mediante un préstamo, o financiar los servicios de diferentes maneras; por ejemplo, pagando a plazos el fotógrafo y pidiendo un crédito para el banquete.

Aunque estos son los ejemplos más comunes de motivos para financiar que un particular pueda tener, básicamente cualquier producto o proyecto que tengamos podrá ser susceptible a ser financiado.

Préstamos particulares ajenos a la banca

Bancos como prestamistas
Cada vez existen más alternativas de financiación ajenos a la banca tradicional.

Como has visto, no siempre necesitarás acudir a un banco para financiar tus proyectos o compras. Si bien son la primera opción y la más lógica, a parte de la banca y las financieras, tienes otras herramientas a tu alcance. Estas son algunas:

  • Préstamo entre particulares. No es necesario acudir a ninguna empresa para pedir un crédito. Si somos un particular, podemos prestar siempre y cuando formalicemos el préstamo.
  • Financiación pública. No todo ha de ser financiado de manera privada. La financiación pública es una alternativa y normalmente nos dará mejores condiciones.
  • Crowdfunding. Especialmente para proyectos artísticos, el micromecenazgo es una opción ideal para quienes quieran financiar un proyecto cultural o social sin depender de instituciones, si no de mecenas.
  • Crowdlending. Similar al crowdfunding, en este caso se nos financia y también se nos cobran comisiones, como en un banco o financiera, pero los inversores son privados.

No obstante, cualquier entidad que nos preste dinero (o subvencione, como pueden ser ayudas públicas a proyectos culturales), podremos tratarla como financiación. Por ello, siempre que tengamos una nueva compra o proyecto, consulta y compara tus opciones.

Compara entre las diferentes tarjetas de crédito del mercado para contratar la que más se ajuste a tus necesidades. Analizamos personalmente cada producto para que puedas consultar tipos de interés, crédito máximo y costes de mantenimiento.
Cuota anual
0 – 43€
TAE
0 – 41.98%
Límite
hasta 10.000 €
Comparamos tarjetas de crédito de hasta 10.000 euros de límite del crédito y porcentaje TAE desde el 0% al 41.98%. Como ejemplo, una compra aplazada con la tarjeta Plazo de 300€ en menos de 30 días, tendrá un coste de 0% en intereses (compras aplazadas gratis hasta los 30 días)TAE mínimo 0% – TAE máximo 41,98%. Devuélvelo en un plazo desde 1 a 12 meses.

Preguntas y Respuestas

¿Cómo formalizar un préstamo entre particulares?

Para formalizar un préstamo entre particulares, tendrás que realizar un contrato que especifique todos los pasos y condiciones del préstamo (se aplique o no intereses o con plazos abiertos) y presentarlo a Hacienda.

¿Quién me puede prestar dinero?

Cualquier entidad física o jurídica puede actuar como prestatario. Lo importante siempre es que dicha entidad formalice el préstamo para evitar confusiones con Hacienda.

¿Qué hay que hacer para pedir un préstamo al banco?

Puedes dirigirte físicamente al banco o bien solicitarlo online, aunque nosotros recomendamos que consultes comparadores de préstamos.

¿Qué alternativas de financiación existen para particulares?

Como particular, puedes obtener financiación para tus compras o proyectos mediante bancos, financieras, particulares o entidades públicas.