encuentra la mejor hipoteca

Comprar una casa es una de las decisiones más importantes de nuestras vidas. Tras haber logrado obtener la estabilidad económica para poder adquirir nuestra vivienda, tenemos que encontrar el inmueble que nos podamos permitir y nos haga felices. Esta empresa ya de por sí es complicada, pero todo se vuelve más difícil cuando tenemos que encontrar una hipoteca acorde a nuestras necesidades. ¿Cuál es la mejor hipoteca? En Top5Credits te ayudamos a encontrarla.

¿Cuál es la mejor hipoteca?

Ésta pregunta tan sencilla no es tan fácil de responder. Si sueles leer nuestros artículos y opiniones, te habrás dado cuenta que desde Top5Credits siempre defendemos la siguiente máxima, y es que no existe el producto perfecto. Lo que sí que existe, ya sea un préstamo o una hipoteca, es el producto que mejor nos encaje.

Siempre tendrás que tener en cuenta al menos los siguientes factores: La TAE de la hipoteca, la entrada a abonar, si será fija o variable y las condiciones de la hipoteca. Por lo tanto, la mejor hipoteca será aquella cuyas tres condiciones sean las más acordes a tu situación y necesidades.

La TAE en las Hipotecas.

Cuando hablamos de hipotecas, pues, tenemos que tener varios factores en cuenta. Lo más rápido que nos vendrá a la cabeza será consultar la TAE, ya que por decirlo, este porcentaje refleja lo caro o barato que un préstamo puede ser. Pero, especialmente con las hipotecas, la TAE es sólo una de las variables a analizar. Si bien cuanta menos TAE siempre será mejor, tendrás que tener en cuenta otros aspectos.

Ten en cuenta que las hipotecas normalmente siempre están atadas al Euribor. Si bien la TAE de los préstamos tradicionales se calculan de una manera menos regulada, en el caso de las hipotecas a día de hoy, prácticamente la mayoría se regulan con éste índice. Por ello, la TAE suele ser Euríbor + cierto porcentaje.

Seguramente te suena que el Euríbor ha estado o está en negativo. Por desgracia para el comprador, eso no significa que nos devolverán intereses, ya que siempre se aplica un porcentaje mínmo de intereses. No obstante, cuanto más bajo el Euríbor, mejor.

¿Cuánto pagarás de entrada?

Los más importantes, tras la TAE, será conocer cuánto importe deberás abonar en la llamada entrada para la hipoteca. Aunque normalmente suele ser el 20% del importe total de la vivienda, el banco puede exigirte un importe mayor. Dependiendo de tus ahorros, incluso puedes decidir adelantar más dinero.

Piensa que este adelanto está libre de comisiones, por lo que quizá hasta te interese que la entidad te exija un importe mayor. Por desgracia para los menos ahorradores, es muy difícil pedir una hipoteca al 100%. En ocasiones la financiación por parte del banco puede llegar al 95%, pero no es lo común.

Como siempre, no existe una única hipoteca para todos los consumidores, si no que tendrás que buscar la que mejor te convenga.

¿Hipoteca fija o variable?

Otra de las grandes preguntas es si debemos contratar una hipoteca fija o variable. Esto dependerá de nuestro perfil, aunque el estado del Euríbor en los últimos años suele hacer que la balanza se incline hacia las hipotecas fijas. Y es que, aunque cierto vídeo se haya viralizado hablando de lo conveniente que son por otros motivos, no le faltaba razón a los ponientes.

Igualmente, dejaremos siempre que decidas ya que dependerá de tu posición y tus necesidades. Por ello, te las explicaremos:

  • Hipotecas Fijas: Este tipo de hipotecas se basan en pactar un interés que se mantendrá durante todo el préstamo. Aunque suelen ser más caras que las variables, ya que el TAE y las comisiones por apertura o cancelación son mayores, siempre sabremos que no acabaremos pagando más. El motivo por el que se recomiendan últimamente es por e bajo pecio de las hipotecas debido al bajo índice del Euríbor.
  • Hipotecas Variables: Estas hipotecas fluctúan sus intereses, casi siempre en función al Euríbor. Suelen ser mucho más baratas, pero a no ser que seamos unos buenos analistas financieros convencidos de que el Euríbor bajará.

Condiciones de la Hipoteca

Algo que siempre tendremos que tener en cuenta son todos esos pequeños detalles que a veces pasamos por alto al contratar una hipoteca, pero que recordemos que son préstamos que nos atarán por décadas. Por ejemplo, pedir nuestra hipoteca con nuestro banco porque es el que siempre hemos usado no suele ser una buena idea sin haber comparado antes.

Muchos bancos nos exigirán algunas condiciones extra, como contratar un seguro, abrir nuestra cuenta corriente con ellos o incluso adquirir productos vinculados. Aunque hace unos años la ley ha prohibido dicha práctica, muchas entidades siguen haciéndola pero como medio de bajar los intereses. Piensa si realmente esa rebaja de intereses compensa.

Piensa bien si realmente ahorras. Te recordamos que lo normal es pagar una hipoteca entre 20 y 40 años. Por lo tanto, no será buena idea adquirir productos que no quieres.